26 jun. 2009

Collado Nevera- Rapita - Nevera 4 Caminos

Ficha Técnica
  • Fecha: 20/06/2009
  • Distancia: 15 Km
  • Desnivel: 900 m
  • Alt. máxima: 1104 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-5h
  • Track GPS: Si

El sábado por la mañana quede con un par de amigos, después de algunos intentos que no pudieron ser, para hacer una ruta, en esta ocasión por Espadán, continuando con la tendencia de las últimas semanas.

Partimos desde el Collado de la Nevera para subir a las dos tetas, de ahí continuando el sendero subiremos al pico Rápita, que con sus 1104 metros sobe el nivel del mar es el punto más alto de la Sierra Espadán. De aquí comenzamos el descenso hasta el collado de Cuatro Caminos, nos desviamos para visitar la nevera del mismo nombre. Más tarde visitamos el Castillo de Xinquer y volvemos al inicio de la ruta.

Descripción

Como la ruta es bastante larga y queríamos estar a la hora de comer en casa no nos quedo otra que quedar pronto. A las 7:20 ya estábamos dirección al inicio de la ruta, durante el camino vemos una nubes amenazadoras, pero las previsiones no daban lluvia, así que no hay que preocuparse.

Llegamos a Alcudia de Veo y continuamos por la carretera que lleva a Algimia de Almoacid, cuando llevamos unos 5km llegamos al collado de la Nevera. Veremos a nuestra izquierda una zona para aparcar, sabremos que es el punto porque veremos unas señales grandes que indican inicio de bajada pronunciada. Aparcamos el coche y comenzamos a caminar.

Cruzamos la carretera y por una pequeña pista comenzamos a subir. Llegamos a una bifurcación seguimos el ramal de la izquierda, por el de la derecha volveremos más adelante. Continuamos ascendiendo por la pista hasta llegar a una casa de piedra, por la derecha de la cual se inicia una senda que debemos seguir.

La senda comienza a ascender de forma pronunciada hacía la primera teta. Aquí nos encontramos un acompañante que nos seguirá durante toda la ruta: un perro. Una vez subida la primera, realizamos un pequeño descenso hasta un pequeño collado, y vamos a la conquista de la segunda teta siguiendo la senda recta. En la segunda se pueden observar los restos de una construcción utilizada durante las duras batallas que aquí tuvieron lugar durante la guerra civil.

El día esta nublado y muy brumoso, con lo que no podemos ver las vistas que deben ser muy buenas, bajamos de nuevo hasta el collado y ahora continuamos por la senda de nuestra derecha que continua descendiendo. La senda esta marcada con marcas blancas y amarillas y vamos viendo algunas fitas de piedras que ayudan a seguir la senda, aunque es muy fácil seguirla porque se encuentra muy bien definida.

Avanzamos y pronto veremos a nuestra izquierda a mitad de la ladera una ruinas, los corrales de la Peña Santa, y unas senda que continua ascendiendo, por ahí es por donde iremos, así que hay que ir atentos a nuestra izquierda buscando la senda que esta señalada con una fita de piedras.

El descenso dura unos 500m y comenzamos de nuevo a ascender por la senda, ahora comienza una buena subida con tramos con bastante pendiente. El día es bastante húmedo y nos hace sudar lo nuestro, pero menos mal que no aparece el sol, la cual cosa hubiese hecho muy dura la ascensión.

La parte más dura se alarga durante unos 1.200 metros, hasta que llegamos a un pinar donde llaneamos un poco para después realizar la última parte de la subida. Llegamos a un cruce y giramos por la izquierda hasta alcanzar la cima. En la cima nos encontramos a otros tres excursionistas, y nos sentamos con ellos a almorzar y nos invitaron a un vaso de vino. La charla es animada lo que hace que se alargase un buen rato la parada. Damos de beber y de comer algo al perro y continuamos el camino.

Descendemos por la misma senda y en la bifurcación por la izquierda. Comenzamos el descenso por una preciosa, a nuestra derecha en un pequeño barranco dejamos atrás el nacimiento del río Anna. Finalmente senda nos lleva hasta el collado de Villamalur donde hay una bifurcación de caminos. Si giramos por la izquierda y andamos unos metros veremos una pequeña cueva, que se utilizaba bien como refugio antiaereo o bien como almacén para la munición.

Regresamos al cruce y continuamos por la izquierda (recto según hemos llegado al collado). Andamos unos 700m en descenso hasta llegar al collado de cuatro caminos. Aquí seguimos recto para ir a buscar la nevera del mismo nombre. Cuando se acaba la pista podremos ver la nevera a nuestra derecha, subiendo un poco se puede visitar. Queda en pie uno de los arcos que se utilizaría como soperte para colocar tejas y cubrir la misma.

Una vez visitada desandamos nuestros pasos y llegamos de nuevo al Collado de cuatro Caminos, es esta ocasión giramos por la izquierda, bajando por la pista. El firme de la misma esta en buen estado y el paseo es agradable, el día se va despejando y va apareciendo tímidamente el sol, lo que hace que pasemos un poca más de calor.

Llegamos a un punto donde nos encontramos una incorporación de pista por la derecha, dejamos la pista que seguíamos para continuar por la pista de la derecha, esta pista nos lleva a un pequeño bosque de Castaños. Seguimos por la pista y desechamos un pista a nuestra derecha, continuamos recto. En caso de querer acortar la ruta y no visitar el castillo seguiríamos por la derecha.Desechamos de nuevo otra pista por la derecha. Ahora veremos un pista por la izquierda, esta cruzada por una cadena, la pasamos y seguimos el camino que nos lleva a una senda que nos acerca hasta el castillo, al cual nos fue imposible entrar. Desandamos nuestros pasos hasta la pista, continuamos hacía la derecha desandando así nuestros pasos, hacía la izquierda podríamos visitar el despoblado del Xinquer, pero como ya lo había visitado la semana pasada no nos acercamos.

Andamos unos metros y giramos por una pista a nuestra izquierda (la habíamos descartado antes). Comienza en subida con un tramo cementado. Se adentra en unos cultivos y se pierde un poco, seguimos siempre recto subiendo un par de bancales hasta llegar a un pista, que seguimos por la izquierda. Esta pista es la misma que hubiésemos seguido si optamos por acortar la ruta como he comentado anteriormente. También se puede optar por retroceder un poco más por la pista hasta llegar al cruce de pistas y girar por la izquierda, en cuyo caso es mayor el trayecto pero no tiene la confusión de orientación de la opción anterior.

Seguimos la pista sin desviarnos de esta. Vamos en un suave descenso, veremos las dos tetas desde la lejanía y entonces recuerdan al nombre. La pista comienza a subir y realizamos varias subidas y bajadas. Finalmente la pista nos lleva hasta el camino inicial que desandamos hasta llegar al collado de la Nevera de nuevo.

Valoración

Es una ruta muy interesante, físicamente es algo exigente porque la subida final al Rápita nos encontramos algunos tramos de fuerte subida. La distancia de la misma también hace que para poderla realizarla con garantías se este acostumbrado a caminar. Se puede acortar la ruta

Lamentablemente no pudimos disfrutar de las vistas desde el pico que deben ser muy buenas. La visita de la nevera de cuatro caminos es recomendable ya que se encuentra bastante bien, y es diferente a las que hemos visitado. El castillo pudimos acercarnos a él pero no entrar, así que si se quiere se puede obviar esta parte de la ruta.

No encontramos ninguna fuente durante el camino. La ruta discurre por caminos bien delimitados, excepto en el tramos de enlace entre el castillo y la pista que desaparece un poco el camino, pero se puede realizar la segunda opción, que aunque más larga, ya no entraña el problema de orientación.

Puedes encontrar más información sobre la ruta en el blog Vamos de ruta y en la página de Rocacoscolla.

23 jun. 2009

Aguas Negras-Fuente la Parra- Cueva Estuco

Ficha Técnica
  • Fecha: 21/06/2009
  • Distancia: 6 Km
  • Desnivel: 400 m
  • Alt. máxima: 770 m
  • Tiempo Aprox.: 2h-2h30Min
  • Track GPS: Si

Este domingo preparamos una ruta sencilla por Espadán, ya que habíamos quedado con gente que hacía tiempo que no salían a andar, y con la excusa nos íbamos después a pegar una buena comilona, para reponer fuerzas y charrar animadamente un rato.

La excursión elegida fue la ruta propuesta en el número 33 de la guía del Levante. Partimos del área recreativa de la Fuente de la calzada, remontamos el barranco de Aguas negras, un barranco precioso, le pierde el nombre. Hacemos una añadido para visitar la cueva del Estuco y regresamos al punto de inicio.

A la hora de comer nos fuimos a Almédijar que nuestros acompañantes conocían un buen sitio donde saciar el apetito, y la verdad que cumplió las expectativas.

Descripción

Como la ruta es sencilla quedamos ya avanzada la mañana para dirigirnos al área recreativa de la Fuente de la Calzada. Para llegar hasta esta hay que seguir la carretera CV-215, que une las poblaciones de Algimia de Almonacid y Alcudia de Veo, sobre el kilómetro 5.8 de la misma encontramos el paraje. Veremos que en el arcén hay coches aparcados, por lo menos siempre que he ido ha habido coches, y se puede aparcar a lo largo del mismo, ya que hay suficiente espacio para ello.

Una vez hemos estacionado el coche nos bajamos hasta el paraje de la Fuente de la Calzada, veremos un pequeño puente de madera que cruza el agua que corre por la rambla Almarche. Vemos que en este punto se inicia una senda que asciende, la seguimos hasta que en pocos metros llegaremos a las ruinas de unos corrales. Como bien nos hizo ver uno de nuestros acompañantes, las tejas más externas del mismo estaban nuevas, para que así no se filtrase el agua entre las piedras que componen los muros todavía en pie y que provocaría que se acelerase su derrumbe.

En este punto nos encontramos un bifurcación en la senda, seguimos por nuestra derecha en descenso, más tarde volveremos por el otro ramal de la bifurcación. La senda nos lleva en un rápido descenso hasta el fondo del Barranco de Aguas Negras, que seguiremos por nuestra izquierda.

Comenzamos a remontar el barranco, el día que realizamos la excursión lleva un poco de agua, debe ser mucho más espectacular cuando haga pocos días que haya llovido y baje más cantidad de agua por el lecho del barranco. El sendero va ascendiendo poco a poco, nos encontraremos con lugares con exuberante vegetación, llegando a crear túneles a través de los cuales discurre la senda. En este primer tramo el murmullo del agua nos va acompañando en nuestro camino, más adelante nos abandona debido a la poca agua que lleva.

Nos encontramos con un cruce con otro barranco, el barranco Malo, nosotros continuamos ascendiendo por la izquierda. La senda es bastante sencilla de seguir en general, aunque hay algunos puntos que atraviesa el barranco o zonas rocosas que puede resultar un poco confuso. Nosotros no tuvimos problemas en seguirla ya que en estos puntos encontrábamos sin dificultad la continuidad de la senda.

Finalmente abandonamos el lecho del barranco y comenzamos a ascender por una escalinata formada por peldaños de piedras, que nos conduce hasta una pista de tierra que seguiremos por nuestra izquierda, continuando así el ascenso. Al borde del camino vemos una placa de hierro con una flecha que indica el lugar de donde venimos, señalando al Barranco de Aguas Negras.

La pista se encuentra rodeada de pinos carrascos mayoritariamente, aunque también vemos algunos ejemplares impresionantes de alcornoques y algunos cerezos silvestres, que en esta época nos regalan unas sabrosas cerezas. La pista nos lleva hasta la Fuente de la Parra, de donde brota un hilo de agua. Este agua va a parar al Barranco de Aguas Negras.

La pista nos lleva hasta el caminos del Ibola que seguimos por nuestra izquierda. Avanzamos por la pista y en un recodo del camino,a nuestra derecha comienza una senda, la seguimos. Subimos unos metros y hay una bifurcación, por la izquierda. La subida es fuerte, pero en unos pocos metros llegamos hasta la entrada de la Cueva del Estuco.

Entramos un poco ya que no llevamos linterna, un gran fallo por nuestra parte, pero por una clarabolla existente entra suficiente luz y podemos admirar un poco la belleza del lugar, además que hace una temperatura muy agradable comparado con el calor que hace fuera. Han instalado una cuerda para facilitar la entrada y la salida.

Una vez visita desandamos nuestros pasos hasta llegar de nuevo a la pista. Continuamos el camino que llevábamos, vamos ya descendiendo. Ahora hay que estar atentos a nuestra derecha para ver un poste de madera con tres señales. Justo en frente de esta señal se inicia una senda, si no se busca puede pasar desapercibida aunque esta señalada con una fita de piedras.

La senda se inicia por un lateral de un huerto de almendros, para en pocos metros dejarlos atrás. La senda comienza a realizar un fuerte descenso, a nuestra izquierda veremos el barranco que hemos remontado al inicio de la excursión. En pocos metros llegaremos a los corrales semi-reduidos que encontramos al principio.

Desandamos nuestros pasos hasta llegar al punto de partida de la ruta.

Valoración

Es una ruta muy sencilla que puede realizar cualquier persona, incluso niños acostumbrados a andar, ya que la distancia recorrida es corta y no nos encontramos ninguna gran subida, la peor es la subida hasta la cueva del Estuco, pero es muy corta y si se quiere se puede evitar.

Lo mejor de la ruta es la primera parte de la misma, cuando remontamos el barranco entre una frondosa vegetación. Si se realiza un día que fluya algo mas de agua debe ser más bonito todavía. También cabe destacar las estalactitas y estalagmitas que podemos disfrutar en el interior de la cueva del Estuco.

La ruta no esta señalizada, pero las sendas son fáciles de seguir y no nos encontramos con demasiados cruces, con lo que es fácil de seguir. Durante excursión nos encontramos una fuente de agua, pero debido a la distancia no creo que nos haga falta si llevamos con nosotros una poca.

18 jun. 2009

Alcudia de Veo - Xinquer - GR-36

Ficha Técnica
  • Fecha: 14/06/2009
  • Distancia: 11 Km
  • Desnivel: 600 m
  • Alt. máxima: 730 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

Este domingo teníamos previsto subir al Castillo de Castro desde Alfondeguilla, pero la previsión del tiempos daban mucho calor para ese día, así que decidimos cambiar la ruta por una un poco mas suave. Al final fue todo un acierto ya que una ruta con más desnivel con el calor que hacía se hubiese hecho muy duro.

La ruta partimos desde la población de Alcudia de veo por el GR-36 para dejar el sendero para buscar una pista que nos llevará hasta el despoblado del Xinquer. La vuelta la realizamos por una senda para buscar de nuevo el GR que por un espectacular trazado nos conducirá de nuevo hasta el pueblo de inicio.

Descripción

Llegamos a Alcudia de Veo desde Veo, cruzamos un puente que nos conduce a la población, y en una plaza junto a la carretera aparcamos el coche. Nos preparamos y comenzamos a caminar, volvemos cruzamos de nuevo el puente, esta vez a pie y en dirección contraria a la que habíamos hecho con el vehículo. Llegamos a un cruce de carreteras y continuamos por la izquierda por la acera. Pronto veremos a nuestra derecha, al otro lado de la carretera, las señales de la GR que seguiremos en los primeros metros de la ruta.

El camino nos lleva hasta un merendero que cruzamos hasta llegar a una senda por la que continuamos. Veremos un poste vertical que nos indica hacía el Xinquer. Este tramo esta señalizado con las marcas de GR, pero pronto abandonamos esta senda por otra que veremos por nuestra izquierda, que cruza un pequeño barranco.

La senda pronto la encontraremos muy tapada por vegetación, pero se intuye una zona algo pisada que hay que seguir. Llegamos a una zona donde en el suelo hay un roca que forma un pequeño reguero, lo seguimos hacía nuestra derecha, llegamos cerca de unos huertos, hay que volver a buscar la senda que nos llevará hasta una pista.

Como referencia, la senda pasa por una casa donde hay un perro con bastante mala baba, por suerte esta bien vallada y el can no puede salir. Seguimos la pista, que en unos metros nos llevará hasta la carretera, la cual seguimos durante unos cien metros por nuestra derecha. En este punto veremos que comienza una nueva pista. Se trata de un camino ancho, y con firme de tierra en buen estado, a la derecha veremos un panel de madera que indica la fecha y el presupuesto del acondicionamiento de la pista.

La pista nos lleva en suave ascenso, en algunos tramos nos encontramos un pendiente un poco más importante, pero en general es muy suave, cosa que se agradece, ya que el calor es importante. Andaremos por la pista durante unos tres kilómetros, desechando caminos más pequeños que nos encontraremos.

Veremos el Castillo de Xinquer en lo alto, un poco mas cerca a nuestra derecha esta el despoblado del mismo nombre. A nuestra derecha veremos una pista que desciendo que nos lleva hasta el despoblado, nos desviamos por esta pista. El Xinquer lo encontramos muy tapado de vegetación y es muy difícil el acceso a las ruinas, solo se puede visitar de forma cómoda la antigua capilla, ya que hasta esta nos lleva una senda.

Después de la visita a la capilla, desandamos nuestros pasos por la senda hasta volver a la pista, donde continuamos por esta en el sentido que llevábamos. Encontramos una bifurcación y seguimos por la pista de la izquierda subiendo. En la sombra de un pino nos paramos un momento a comer algo y disfrutar de la tranquilidad reinante.

Seguimos por la pista y en unos metros se acaba en una pequeña explanada, buscamos un poco y vemos que comienza una senda, bueno una zona que se intuye que esta algo pisada, lo seguimos pero pronto se desdibuja del todo, bajamos un bancal para evitar una zona de zarzas, volvemos a subir otro bancal, y por suerte nos encontramos con una senda, ya creía que no podríamos continuar por ahí. La senda la seguimos por la izquierda, posiblemente conecte con la pista anterior.

La senda comienza a ascender de forma pronunciada durante unos cientos de metros hasta coronar la montaña, antes de llegar a la cima por la izquierda la senda se desvía, esta debidamente señalizado con un mojón de piedra, anque nosotros no los pasamos y tuvimos que volver hasta encontrarlo.

Ahora la senda desciende un poco y volvemos a subir un repecho de consideración, pero más lento que el anterior. La senda es fácil de seguir aunque esta algo cerrada por los arbustos y con pantalones cortos se pasa un poco mal del roce continuo y los arañazos. La parte buena es que nos adentramos en un bosque de pinos que nos va protegiendo del sol.

Finalmente llegamos a una intersección y giramos hacía la derecha para ir a buscar el trazado del GR, que es un alivio para mis piernas pues este ya se encuentra limpio y se puede caminar sin problemas. Comenzamos una largo descenso siguiendo las marcas rojas y blancas.

La senda esta bien marcada, en algunos puntos la senda se esta degradando de rectos que se hacen al bajar, nosotros respetamos el trazado en zigzag que hace que descendamos de forma más segura. Este tramo es sin lugar a dudas lo mejor de la ruta, ya que discurre por un frondoso bosque de alcornoques de gran belleza.

Valoración

Es una ruta sencilla, la primera parte transcurre por pista sin mucho encanto pero en suave ascenso que se agradece. En cuando entramos en las sendas el paisaje y entorno va ganando en belleza hasta llegar a la última parte de la ruta para mi lo mejor. El despoblado del Xinquer tiene su encanto, pero esperaba que se pudiese ver mayor parte del mismo.

Físicamente la ruta no es exigente, La pueden realizar perfectamente cualquier persona con un estado físico normal. Si se realiza en verano hay que ir concienciado que si se lleva pantalón corto las piernas van a sufrir un poco.

Solo vimos una fuente al inicio de la ruta, así que llevar agua, nosotros como hacía mucha calor íbamos bien aprovisionados para poder hidratarnos correctamente.

9 jun. 2009

Chóvar - Nevera de Castro

Ficha Técnica
  • Fecha: 07/06/2009
  • Distancia: 11 Km
  • Desnivel:700 m
  • Alt. máxima: 860 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

Este domingo apretaba ya el calor y no queríamos hacer una ruta excesivamente dura, así que realizamos una ruta que ya hemos realizado con anterioridad, se trata de la ruta señalizada que parte desde Chóvar y que pasa por la antigua mina y hornos de mercurio. Esta vez añadimos la ascensión a la nevera de Castro, que en ocasiones anteriores,por falta de tiempo, nunca habíamos realizado con anterioridad.

Además del fantástico bosque de alcornoques que nos rodea durante la mayor parte del recorrido y las magnificas vistas, la ruta tiene como aliciente extra que durante el recorrido nos encontraremos con tres caches que todavía no habíamos visitado.

Descripción

El domingo nos levantamos pronto, bueno relativamente, pronto para nosotros que es domingo y el calor todavía es soportable. La cuestión es que partimos de Castellón a las 8:30 hacía Chóvar, con la intención de subir a la nevera, esta vez si que lo conseguiríamos, así que según los cálculos de tiempo nos debería dar tiempo a realizar la ruta entera subiendo hasta la nevera y vértice geodésico, encontrar los caches y llegar a la hora de comer a casa.

Llegamos a Chóvar un poco más tarde de lo previsto, ya que tenemos que parar a echar gasolina. De esta manera nuestro tiempo disponible es un poco menor, pero todavía podemos realizar todo lo planeado sin problemas. Llegamos a la población desde la carretera que viene desde Alfondeguilla y entramos a la población por la primera calle a la derecha que nos encontramos, solo girar a nuestra derecha hay un parking con la señalización del parque natural, podemos dejar el coche aquí, nosotros nos adentramos un poco más en la población y aparcamos en una de las calles. Así nos ahorramos cruzar todo el pueblo a pie.

Comenzamos a caminar y vamos siguiendo por el pueblo los postes metálicos con flechas que indican la dirección a seguir de la ruta y el pájaro del parque natural. Enseguida salimos del pueblo y llegamos al embalse da Ajuez, que por pista de tierra lo vamos bordeando, giramos a la derecha, y enseguida a nuestra derecha vemos una indicación para girar a la izquierda, dejando atrás el embalse sin acabar de rodearlo.

La pista pronto se convierte en senda y comenzamos a ascender por el barranco de Ajuez, rodeados de unos magnificos ejemplares de alcornoques,que nos resguardan del sol con su sombra. Es relativamente pronto y ya comienza a hacer bastante calor, pero todavía no aprieta mucho.

Vamos ganando altura poco a poco y vemos Chóvar desde las altura al fondo del barranco. Pasamos por una zona donde la senda discurre entre gran cantidad de pequeñas piedras que forman la ladera de la montaña. Pronto llegamos al rincon de la fuente fresca, en este punto nos encontramos con gran cantidad de helechos que invaden la senda y dan un encanto al lugar. Continuamos entre los helechos ascendiendo.

En unos metros nos desviamos de la senda unos metros y encontramos nuestro primer cache del día, bien escondido, firmamos y continuamos con la ruta. Nos encontramos la señalización que indican las minas de mercurio, se pueden bajar a visitar el paraje, nosotros continuamos con el ascenso, que aunque vamos bien de tiempo, nunca se sabe lo que nos costará el siguiente cache.

Finalmente llegamos a la pista, continuamos por la derecha en suave ascenso, esta convenientemente señalizado, de nuevo con un poste metálico. Vemos un grupo numeroso de senderistas a nuestro frente, en el desvío a la nevera los adelantamos, ya que se paran a deliberar si suben o no. Nosotros como he dicho, seguimos la pista por la izquierda hacía la nevera, se puede acortar la ruta continuando recto, pero en esta ocasión subimos.

Ahora la pista discurre en una muy suave subida por la que se avanza rápidamente, encontramos una bifurcación, nosotros derecha continuando en ascenso. Nos adelanta un hombre que va corriendo con el perro, nos saludamos y se aleja poco a poco. Finalmente llegamos a la senda que nos lleva hasta la nevera, en la subida adelantamos a otro grupo, este familiar, van con niños y acaban de comenzar la excursión pues tienen la furgoneta al lado. La senda hasta la nevera es corta pero con mucha inclinación, la hacemos a buen ritmo y en enseguida llegamos.

Hay otro par de excursionistas almorzando en la nevera, nosotros continuamos subiendo y nos dirigimos al vértice geodésico. Para ello una vez la senda que seguimos desemboca en la pista giramos hacía la izquierda continuando la ascensión. A nuestra izquierda lo veremos. Aquí encontramos nuestro segundo cache del día, también lo hacemos rápido. Desde el vértice se disfrutan de unas magnificas vistas, vemos claramente la antenas del Bartolo, y toda la costa hasta Benicassim.

Desandamos nuestros pasos hasta la senda y continuamos por la pista, esta señalizado con el poste métalico que marca la ruta. En este momento buscamos una sombra, que el calor ya comienza a apretar, comemos algo y descansamos un poco. Pasan tres excursionistas más que van medio corriendo, hacía tiempo que no nos encontrabamos con tanta gente en un ruta, parece que estamos todos aprovechando el buen tiempo.

Continuamos desdendiendo por la pista, el último tramo esta cementado y tiene mucha inclinación. Llegamos a una bifuración en forma de T, seguimos por la izquierda, por la derecha llegaríamos si no hubiesemos subido a la nevera acortando la ruta. Comenzamos a descender por la pista. Aquí nos volvemos a desviar para encontrar nuestro tercer cache del día, intentamos llegar a los hornos de mercurio, pero llevo pantalones cortos y no hay una senda bien definida, y lo dejamos, la cual cosa mis piernas lo agradecen.

Vamos siguiendo la pista en continuo descenso hasta que esta se acaba y comienza una senda. Ahora ya comienza a hacer bastante calor, y además del sol comienza a notarse como el suelo también comienza a desprender. La senda no tiene perdida y nos lleva en un rápido descenso. Finalmente desemboca en una pista, la seguimos por la derecha y vamos bordeando el pequeño embalse para desandar nuestros pasos hasta donde hemos aparcado el coche.

Finalmente, aunque algo apurados de tiempo, hemos logrado todos los objetivos que teníamos previstos: Llegar a la nevera y encontrar los tres caches de la zona.

Valoración

Es una sencilla ruta que discurre por unos preciosos parajes. Según la forma física o el tiempo disponible se puede acortar sin subir a la nevera. Durante la ascensión por la senda nos encontramos prácticamente todo el recorrido resguardados del sol, el resto del recorrido es bastante variable.

La señalización de la ruta es muy buena y fácil de seguir, es dificil perderse. La opción para subir la nevera o acortar la ruta también esta convenientemente señalizado. Agua nos encontramos en la fuente fresca, pero mejor llevar agua suficiente que la encontramos muy al principio de la ruta, además que no la he probado nunca.

Lo mejor de la ruta son los bosques de alcornoques, la nevera y las vistas desde el vértice geodésico, el punto más alto de nuestra ruta.

4 jun. 2009

Ftes Ayodar-Piedras-Santas-Torralba-Pozo Negro

Ficha Técnica
  • Fecha: 31/05/2009
  • Distancia: 14 Km
  • Desnivel: 700 m
  • Alt. máxima: 850 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-5h30Min
  • Track GPS: Si

Esta semana nos vuelven a acompañar en nuestra excursión Anna y Eloy, así que buscamos una ruta por Espadán no demasiado complicada, huyendo de las grandes subidas que por esta sierra nos podemos encontrar. Así que decimos hacer una ruta que vimos en la página de RocaCoscolla que parte de Fuentes de Ayódar, pero la realizaremos en sentido contrario, así dejamos para el final de la ruta la parte más bonita y que quede un mejor recuerdo por ser mas cercano.

Partimos de Fuentes de Ayódar y no dirigimos hacía las Piedras Santas pasando por el Corral de las Peñas Santas. Llegaremos a Torralba del Pinar a mitad ruta. La vuelta la realizamos por una sendero señalizado que discurre por la Rambla de la Balsa y la Rambla del Catalán, antes de llegar a Fuentes de Ayódar pasamos por el pozo negro, una serie de pozas donde es posible darse un buen baño.

Descripción

Inicialmente quedamos a las 9:00h pero como la noche anterior fue más larga de lo esperado, acabamos quedando un poco más tarde, a las 10:00h. Entre unas cosas y otras partimos de Castellón un cuarto de hora o veinte minutos más tarde rumbo a Fuentes de Ayódar. En unos 40 minutos aproximadamente llegamos a la población, no hay problemas en la ruta. Simplemente indicar que nosotros seguimos hasta Tales y en la rotonda que hay nada más pasar el pueblo tomamos la desviación hacía Ayódar, antes de llegar a Tales veremos otra indicación para ir a nuestro destino, se trata de una carretera más estrecha y sinuosa, así que no fuimos por ahí, ya tuvimos bastante en la ruta anterior al pasar por Castellfort.

Una vez llegamos al pueblo aparcamos el coche en las primeras casas del pueblo. Comenzamos a caminar y nos toca cruzar la población siguiendo la calle por la que hemos llegado. Salimos del pueblo por una pista asfaltada, a nuestra izquierda discurre el agua de la rambla. Andamos unos 300m y nos encontramos una pista a nuestra derecha, veremos una X blanca sobre una piedra, nos desviamos por esta pista, al final de la ruta volveremos por la pista que continua recto.

Comenzamos a ascender de forma suave por la pista. En un cruce seguimos por la derecha, continuamos ascendiendo. Llegamos a un punto que recto la pista esta cementada, giramos hacía la izquierda siguiendo la pista de tierra. Ahora hay que estar atentos a la derecha del caminos ya que comenzará una senda el inicio de la cual esta señalado con una fita de piedras.

Seguimos el sendero, es fácil de seguir ya que parece que hace poco que lo han limpiado y se puede ir perfectamente sin que la vegetación moleste nuestro avance. Ahora la subida se hace más pronunciada, y comienza a apretar el calor, estamos pagando un poco el haber salido tan tarde, pero después puede ser peor.

Realizamos varios reagrupamientos y vamos buscando alguna sombra, ya que esta parte discurre entre matorral bajo. Pronto vemos Fuentes de Ayódar al fondo, y más al fondo vemos algunas nubes que están descargando agua, todavía nos mojaremos. Acabamos la subida por la senda y llegamos a una pista de tierra por la que continuamos subiendo.

Avanzamos y pronto veremos a nuestra izquierda a mitad de la ladera una ruinas, los corrales de la Peña Santa, y unas senda que continua ascendiendo, por ahí es por donde iremos, así que hay que ir atentos a nuestra izquierda buscando la senda que esta señalada con una fita de piedras.

Cuando la encontramos dejamos la pista y continuamos por la senda, pasamos primero por un huerto y comenzamos a ascender de nuevo por la senda. Ahora vamos mejor que el día se a nublado del todo y comienza a hacer un poco menos de calor. La senda es bonito y nos lleva entre un bosquecillo de pinos hasta una pista. En este punto decidimos para un rato a reponer algo de fuerzas.

Una vez repuestas las fuerzas continuamos por la pista, por la derecha según hemos llegado desde la senda. Realizamos un pequeño sube-baja y comenzamos a buscar a nuestra izquierda una senda, la encontramos y la seguimos. Como las anteriores esta marcada con una fita de piedras . Comenzamos el descenso hacía Torralba del Pinar. Al principio el descenso es suave y poco a poco se hace un poco más pronunciado, pero en ningún momento llega a tener demasiada pendiente ni se hace especialmente dificultoso avanzar por la senda. Esta se encuentra bien delimitada y no hay problemas para seguirla.

Vamos siempre en descenso, hay un momento que nos encontramos un pequeño cruce(o eso nos pareció), por la derecha en descenso. Finalmente llegamos una explanada cementada en medio de la nada con una fuerte pendiente hacía la pista ya de tierra. Bajamos y continuamos por la derecha, nos dirigimos hacía Torralba que ya vemos al fondo, descartamos una señal a nuestra izquierda que indica Fuentes de Ayódar.

Solo llegar a la población bajamos a un área recreativa que vemos donde podemos encontrar una fuente y varias mesas y sillas de piedra donde nos sentamos para comer. Tras dar buena cuenta de la comida continuamos el camino, primero subiendo hasta el pueblo y después bajando hacía el barranco situado a nuestra izquierda. Se trata de una pista cementada que baja hasta el fondo de barranco en pocos metros y realiza una curva hacía la izquierda..

La pista comienza a ascender para ir a la carretera, pero antes de llegar a esta veremos una serie de flechas blancas que indican una senda a nuestra izquierda, seguimos esta senda. Ahora debemos seguir el caminos señalizado con una serie de pequeños postes de madera con el logo de la CAM y se complementa con la señalización con flechas blancas.

La senda va descendiendo suavemente hasta llevarnos hasta el lecho de la rambla por donde va discurriendo el camino. Gracias a fitas y las marcas blancas antes comentadas es fácil seguir el caminos sin perdida alguna. Parece que en días de fuertes lluvias nos lo podemos encontrar con agua discurriendo por el camino.

El sendero nos lleva a una pista, seguimos por la derecha en bifurcación que nos encontramos, por donde continuamos el descenso, en pocos metros a nuestra izquierda nos encontraremos una nueva senda que debemos seguir. Esta senda nos lleva al pozo negro. Seguimos el barranco y llegaremos a la poza pero la veremos desde arriba y si no te tiras al agua desde ese punto no hay bajada, así que retrocedemos unos metros, cruzamos el barranco y por una senda que hay bajamos.

Una vez visita y refrescados los pies, seguimos la senda en descenso, que nos lleva hasta una pista, por la que continuamos descendiendo. Aquí nos empieza a llover de forma débil, continuamos descendiendo hasta llegar al pueblo, momento en que para de llover.

Valoración

Es una ruta sin mucha dificultad, donde solo parte de la ruta se encuentra señalizada, así que mejor llevar GPS o estudiar bien la ruta mediante mapas y las indicaciones. La subida la realizamos al principio de la ruta, que no es demasiado dura pero con el calor se nos hizo un poco más pesada de lo que realmente es. Nos encontramos una fuente en mitad de la ruta y sitio adecuado para almorzar.

La primera parte de la ruta discurre por monte bajo y salvo las vistas que vamos teniendo conforme ascendemos, no encontramos nada muy reseñable. La vuelta se realiza por los barrancos y vamos encontrando más variedad de paisajes y es mucho más bonito, hasta llegar al pozo negro, un precioso rincón que bien merece una visita.