23 sept. 2009

PRV-314 Espadilla- Peña Saganta

Ficha Técnica
  • Fecha: 20/09/2009
  • Distancia: 11 Km
  • Desnivel: 520 m
  • Alt. máxima: 720 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

Esta domingo nos acercamos a Espadilla para subir a la Peña Saganta siguiendo el trazado del PRV-314. En esta ocasión nos acompaño Sergi en la excursión.

Prácticamente la totalidad del recorrido se realiza por senda, excepto un pequeño tamos que se realiza por una pista cementada hasta que da comienzo la senda. Nosotros realizamos el recorrido en sentido antihorario.

Descripción

Llegamos a Espadilla, hace una mañana fresca aunque soleada, un buen día para ir de excursión. Llegamos por la carretera que viene de Onda, se trata de un camino con muchas curvas, por lo que en fin de semana nos encontraremos con muchos moteros, que es una carretera muy frecuentada por ellos. Entramos a Espadilla y en seguida veremos un poste del PRV-314, no podemos aparcar por allí cerca, los sitios para ello ya están ocupados. Nos adentramos en la población hasta una plaza donde encontramos sitio para aparcar.

Desandamos nuestros pasos hasta el poste que hemos visto, mirando al poste, seguimos por nuestra derecha ascendiendo por la pista asfaltada, hacer un par de curvas cerradas que nos hacen subir de forma rápida, pasamos cerca de la perrera y al final de la calle vemos un poste de madera que indica la senda.

La seguimos. Frente a nosotros vemos el castillo, parece que esta muy alto, pero pronto lo veremos debajo nuestro. La senda no tiene perdida y va subiendo de forma constante. La senda se encuentra rodeada de matorral bajo, y en algunas ocasiones nos adentramos en alguna zona con bastantes pinos jóvenes que están repoblando la zona.

Vamos subiendo a paso tranquilo y disfrutando de las vistas, a nuestras espaldas se puede ver perfectamente la cima del Penyagolosa. La senda esta bien delimitada, aunque no vemos señales blancas y amarillas, no hacen falta, ya que no hay otro camino posible y el sendero se puede seguir perfectamente. Vamos ascendiendo hasta llegar a la Fuente de la Piqueta. En este punto hay un poste con señal metálica que indica el nombre de la fuente y la altura a la que nos encontramos. La fuente esta bastante seca, si abrimos la puerta de la fuente vemos algo de agua, pero que no invita a ser consumida.

A nuestra izquierda vemos una gran pared de piedra, vamos a rodearla para subir hasta la cima de la Peña Saganta, así que vamos ascendiendo, la senda va realizando un continuo zigzag, que nos hace ganar altura con rapidez. Llegamos al final de una loma y comenzamos a descender de forma suave. Nos cruzamos con un grupo de excursionistas que realizan la ruta en sentido contrario. Todavía no hemos acabado el ascenso, esto dura poco tiempo, a nuestra izquierda, pronto podremos ver una senda que sube por la loma de enfrente, esa ese nuestra senda, así que pronto volveremos a subir de nuevo.

Acabamos el descenso, y comenzamos la última subida, que nos lleva a una bifurcación, donde encontramos un poste metálico, seguimos por la izquierda para ir hasta la Peña Saganta, más tarde volveremos por el mismo caminos hasta esta bifurcación. La senda que nos lleva hasta la cima de la peña se en cuenta salpicado de grandes rocas, lo que hace que sea más fácil ir caminando sobre ellas que andar subiendo y bajando escalones continuamente.

Llegamos hasta el borde del cortado, impresiona mucho cuando te acercas un poco al borde, menuda caída... Las vistas desde allí son muy buenas. Aprovechamos y buscamos el cache que se encuentra en la zona, después de unas vueltas lo encontramos sin problemas. Firmamos en el libro de visitas y retomamos el camino.

Desandamos nuestros pasos hasta llegar de nuevo a la bifurcación, seguimos la senda por la izquierda y comenzamos a bajar de forma más pronunciada. La senda es bastante pedregosa y en tramos con piedra suelta, así que hay que ir con precaución. El descenso nos lleva a una bifurcación, de nuevo perfectamente señalizada con un poste, hacía la derecha nos indica hacía Ayódar, nosotros por la izquierda, la placa que indica nuestra dirección se encuentra a pie de poste suelta.

En pocos metros dejamos a nuestra derecha una construcción en piedra seca. Vemos que se acercan una nubes amenazadoras, por ahora son pocas, pero tienen mala pinta, continuamos el descenso. Nos encontramos a una pareja que van haciendo el camino en dirección contraria, saludos, y continuamos bajando. A nuestra izquierda nos vigila desde las alturas la cima de la Peña Saganta, la verdad que vista desde abajo y con fondo de nubes negras impresiona.

Continuamos el descenso, hacemos alguna pequeña subida, y continuamos el descenso, pronto vemos el pueblo, pero para bajar hasta él tenemos que hacer un rodeo por la ladera de la montaña, así que aún nos queda algo de camino. Vamos avanzando y llegamos a un cruce donde el poste nos indica que por nuestra izquierda podemos llegar hasta el Castillo, nosotros continuamos recto, que vamos justos de tiempo, además el cielo se ha ido cubriendo cada vez más.

Continuamos avanzando hacía el pueblo y comienzan a caer algunas gotas de lluvias, pero muy pocas. Llegamos a una zona de descenso con continuos zig zags empedrados, aumenta un poco la lluvia y comienza a caer llovizna.

Ya estamos en las afueras del pueblo, acabamos el descenso y llegamos al poste de la ruta inicial donde comenzamos la ruta. Como no, cuando estamos por las primeras casas comienza a llover de forma más fuerte, por suerte estamos cerca de unas casas donde nos refugiamos.

Espero que la forma de entrar últimamente a los pueblos no se convierta en una tónica para esta temporada de excursiones, sino vamos a acabar siempre pasados por agua.

Valoración

Bonita ruta que discurre prácticamente en su totalidad por senda. Encontramos un pequeño tramo de pista cementada al principio de la ruta pero son unos pocos cientos de metros. La subida inicial no es demasiado larga y no se hace pesada, si se esta acostumbrado a hacer deporte no debe entrañar ningún problema. Lo mejor de la ruta son las vistas que podremos disfrutar desde la cima, el respeto que da asomarse un poco al cortado de la peña, desde donde podemos ver Espadilla.

La ruta se encuentra marcada como PR, no se ven muchas señales blancas y amarillas durante el camino, pero las vemos donde se necesitan: en los cruces. Además nos guían perfectamente en cada uno que nos encontramos, indicando distancia y tiempo estimado. Nos encontramos con una fuente pero bastante seca y con un agua que no invita a ser bebida.

La mayor parte del recorrido discurre entre monte bajo, sin árboles que nos den sombra, así que si es un día caluroso, cuidado con el calor.

17 sept. 2009

Pantano-Ballestar-El Boixar

Ficha Técnica
  • Fecha: 13/09/2009
  • Distancia: 15 Km
  • Desnivel: 1190 m
  • Alt. máxima: 1150 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-4h30Min
  • Track GPS: Si

En la ruta del día nos tocaba volver al Boixar para ir a recoger el coche que habíamo dejado allí el día anterior. Para ello partimos desde el Pantano de Ulldecona y seguiremos la senda que va bordeando el pantano camino del Ballestar. Una vez en el Ballestar seguimos otra senda que nos llevará hasta el Boixar.

Esta ruta es más corta que la del día anterior, pero se realiza una buena subida desde el Ballestar hasta el Boixar, además de tener la lluvia pisándonos los talones desde el Ballestar.

Descripción

Como en la jornada anterior, el día amanece soleado y sin apenas nubes, con una temperatura estupenda para anadar. Nos levantamos, preparamos la mochila y desayunamos, sin perder más tiempo, partimos del Moli l'Abad. Comenzamos por la carretera y cruzamos el puente del pantano por la misma, a los pocos metros de haber abandonado el puente abandonamos la carretera y bajamos por nuestra izquierda hasta la pista que bordea el pantano y la seguimos por la derecha. Pronto se convierte en senda, va realizando algunas pequeñas subidas y bajadas, algunas con escaleras, en muy buen estado y es fácil seguirla.

La senda esta bien delimitada y no hay problema para seguirla, subimos en alguna ocasión a la altura de la carretera, para volver a descender a la altura del pantano. Pronto la senda no lleva hasta el final del pantano y lo dejamos a nuestras espaldas. Vamos avanzando hasta llegar a una pista asfaltada, la seguimos por la izquierda en descenso, pasamos un barranco, a nuestra derecha podremos ver una señal que indica el pantano, se podría volver hasta el pantano pero por la otra vertiente a la que nosotros hemos utilizado, por lo que puede ser una buena posibilidad para una excursión corta y sencilla para toda la familia.

Llegamos a una pista donde existen unas puertas metálicas, vemos una a nuestra derecha que se encuentra cerrada y otra de frente abierta, seguimos por la abierta, enseguida veremos a nuestra derecha una nueva pista de tierra, la seguimos, también veremos marcas blancas y amarillas del PRV. Continuamos por la pista que va realizando suaves subidas y bajadas. El camino se encuentra rodeado de gran cantidad de pinos que hacen muy agradable el paseo.

Iremos viendo las señales del PR que hay que seguir, pero no hay problema en seguir la pista. Podremos ver una senda señalizada con dos mojones a nuestra derecha, que descartamos. Finalmente la senda nos baja a cruzar el cauce del barranco y llegamos a una bifurcación, nosotros seguimos por la izquierda subiendo.

La senda ahora se encuentra empedrada y va subiendo de forma constante, al fondo comenzamos a vislumbar las nubes que se van oscureciendo, parece que a volver a llover. En pocos minutos llegamos al Ballestar, teníamos pensado comernos un bocata en el mesón del pueblo, pero tenemos mala suerte y esta cerrado por vacaciones, no pasa nada que llevamos comida y todavía es pronto, así que continuamos nuestros camino.

Salimos por del pueblo por una pista cementada que baja de forma pronunciada hasta llegar al fondo de un pequeño barranco, en este punto nos encontramos dos senda, seguimos la de más a la derecha (que continua recto) , la lde la izquierda se dirige a La Pobla de Benifassa. En este punto comenzamos una fuerte subida por sendero.

Llegamos a la carretera y la cruzamos, descartamos la pista que veremos frente nuestro, andamos unos metros hacía nuestra derecha y seguimos por la izquierda por una senda en ascenso. Al inicio de la misma vemos una marca del PR. Esta continua en fuerte ascenso, en este punto comienzan a caer la lluvia, nos paramos a ponernos el chubasquero, que las gotas son de considerable tamaño, seguimos subiendo, bajo el agua que va cayendo. Llegamos de nuevo a la carretera, saltamos el quitamiedos, la cruzamos y seguimos por la senda por el otro lado. Es fácil distinguir el camino por el que hay que continuar.

La lluvia cesa, a nuestra izquierda y derecha el cielo esta muy cerrado, sobre nosotros se abre un claro, nos quitamos el chubasquero y continuamos el ascenso. Llegamos la un cruce de sendas donde existe un poste de madera con las direcciones, por la izquierda se baja a La Pobla de Benifassa, nosotros continuamos recto dirección Fredes.

La senda es muy fácil de seguir, además parece que hace poco que la han limpiado y se avanza muy fácilmente sin que la vegetación tape la misma, cosa que parece que hasta hace poco era bastante sería bastante complicado. El cielo se va oscureciendo cada vez, y comienzan a escucharse los primeros truenos, la cosa pinta mal.

Ballestar

Con la amenaza de lluvia subimos el ritmo, hace mucha humedad, lo que incrementa la sensación de calor. El cielo, además de nubes, se llena de buitres realizando sus característicos círculos, lo que ayuda a la sensación que no se presagia nada bueno. Avanzamos rápido y vamos ganando altura, llegamos a una bifurcación en la senda donde existe un poste que indica a el Boixar, dejamos el PR y seguimos esta nueva senda.

Este nuevo sendero esta más cerrado de vegetación y hay que estar más atento en seguirlo, ya que en algún punto es algo confuso, pero con las fitas de piedras volvemos al buen camino. Llegamos a la carretera, el cielo esta muy, muy oscuro, se escuchan más truenos, por suerte subida ya se ha acabado, cruzamos la carretera y continuamos por la pista. Para entrar en la pista encontramos un paso canadiense para que no pase el ganado.

La pista comienza a descender, apretamos el paso, parece que sean las ocho de la tarde y no las dos del mediodía. La pista esta en buen estado y avanzamos rápido, además ayuda que sea un suave descenso. Dejamos un nuevo paso canadiense a nuestra derecha que no cruzamos, seguimos recto y a unos cien metros nos desviamos por la derecha por una pista muy desdibujada. Hay que estar muy atentos sino se lleva GPS, ya que no hay ninguna señal (por lo menos con nuestra velocidad no la apreciamos) y la pista se encuentra bastante oculta por la hierba baja, y la poca utilización, solo se ven leves signos de rodadas de algún vehículo.

Una vez encontrada es fácil de seguir. Nos lleva a una pista, giramos derecha y cruzamos el paso canadiense, seguimos la pista. Pronto veremos a nuestra izquierda al otro lado del pequeño barranco una senda, nos dirigimos hacía ella. La senda nos lleva a la pista que ya recorrimos el día anterior, pero lucía mucho más el sol que en estos momentos. Empieza a llover, no gotitas, lluvia.

Nos ponemos los chubasqueros, cruzamos la primera portera, la cerramos, subimos, continua lloviendo, cada vez más, segundo portón, llegamos a la carretera, en este punto empieza diluviar, por suerte ya hemos llegado al coche y nos refugiamos en su interior. Nos hemos librado de un buen remojón, porque con la que esta cayendo ni con chubasquero, necesitaríamos un neopreono.

Son las 14:45h así que nos vamos a Castell de Cabres a comer, que ya hemos comido con anterioridad en sus bares y nos gustaron, nos dirigimos hacía La Espiga donde tenemos suerte y tenemos una mesa libre. Cuando llegamos a Castell de Cabres el termómetro marca 13ºC, por lo menos la mitad que por la mañana. Nos ponemos el polar.

Valoración

En esta segunda ruta predomina la senda y la subida. Tenemos una primera senda muy agradable y bonita al lado del pantano. Desde el Ballestar hasta el Boixar la senda es bastante pronunciada, pero se puede hacer bien si se esta uno acostumbrado a andar, y si te amenaza lluvia se puede hacer muy rápido.

En mitad de la ruta se puede rellenar agua en el Ballestar, y si tenéis suerte, no como nosotros, por lo menos tomar unas cañas en el bar. Si coméis en La Espiga os recomiendo probar el licor de hierbas.

Prácticamente la totalidad de la ruta esta marcada como PR, ya que primero seguimos el PRV-75.3, del pantano al Ballestar,y después el PRV-75.7 del Ballestar a Fredes, nos desviamos sin llegar a Fredes, y este último tramo es el único que no esta totalmente señalizado. Aunque el recorrido este señalizado lo esta de forma desigual, hay tramos que lo esta muy bien, y otros tramos que lo están algo peor, así que llevar mapa y/o GPS, este último altamente recomendable. Ya solo falta disfrutar de esta magnifica ruta, por unos parajes preciosos y tranquilos, en los dos días, fuera de las poblaciones, no nos encontramos a nadie, salvo unos cuantos animales.

15 sept. 2009

Boixar-Fredes-Portell-Pantano

Ficha Técnica
  • Fecha: 12/09/2009
  • Distancia: 18 Km
  • Desnivel: 700 m
  • Alt. máxima: 1160 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-6h
  • Track GPS: Si

Después de unas semanas de descanso de excursiones, este fin de semana lo retomamos con una excursión de dos días recorriendo algunos pueblos de la Tinença de Benifassa. Se podría hacer la ruta del tirón, pero preferimos hacer dos etapas cómodas y disfrutar tranquilamente del entorno.

En esta primera etapa partimos del Boixar y nos dirigimos a Fredes, seguiremos el recorrido del GR y del PR que nos llevará hasta nuestro destino. Después de reponer fuerzas en La Taberna nos dirigimos a la bajada por el Portell de l'infern, que nos llevará hasta el embalse, donde hacemos noche en el Moli l'Abad, acabando nuestra primera etapa.

Descripción

El Boixar

Las previsiones del tiempo para el fin de semana no eran muy buenas, pero como ya lo teníamos todo preparado, decidimos seguir con los planes, así que el viernes por la tarde nos dirigimos hacía la Tinença de Benifassa. El sábado por la mañana amanece soleado, parece que el tiempo nos va a dar una tregua al final, y con una temperatura muy agradable, desayunamos tranquilos en el Moli l'Abad y después nos dirigimos en coche hasta el Boixar, donde junto a la carretera dejamos el coche. Nos preparamos y comenzamos la excursión.

Seguimos la carretera, ya caminando, durante unos metros hasta que en una curva se inicia una pista, la encontramos cerrada por una cable que abrimos y volvemos a cerrar. Comenzamos a descender y enseguida nos desviamos por la derecha continuando el descenso por un azagador. Pasamos cerca de algunas vacas y llegamos a un nuevo cable, que abrimos y lo volvemos a dejar cerrado como lo encontramos.

Llegamos a un cruce con una pista más ancha y limpia, que seguimos por la izquierda. El Boixar lo dejamos a nuestra espalda y seguimos la pista. Avanzados unos cientos de metros, a nuestra derecha, veremos un poste de madera que indica una senda, por ahí volveremos al día siguiente, sin un cielo tan soleado, pero no adelantemos acontecimientos, ahora continuamos recto nuestro camino por la pista.

La pista discurre primero en ligera bajada para después ir haciendo pequeñas subidas y bajadas , va ser la tónica hasta que lleguemos a Fredes. Pronto comenzaremos a ver las marcas rojas y blancas del GR-7 que debemos de seguir. Hay que ir siguiendo la pista, no hay problemas de orientación. Al principio la misma discurre por una zona muy limpia de vegetación, pero poco a poco nos vamos adentrando en bosques de pinos que nos alegran el camino, además de cobijarnos un poco del sol, que a estas horas todavía calienta bastante.

Llegaremos a una casa donde se inicia una senda por la que continua el GR-7, nosotros continuamos por la pista para ir a buscar el PR-V.75.12 que nos llevará por pista hasta Fredes. Si se quiere acortar un poco se puede seguir el GR, que también nos lleva hasta nuestro destino.

En pocos metros la pista se bifurca y seguimos en ascenso por la de más a la derecha (parece que la pista esta cortada, pero el PR discurre por ahí,así que hacemos camino). Hacemos una pequeña ascensión y su correspondiente bajada, para volver a subir de nuevo. La pista ahora es más estrecha y rodeada de gran cantidad de pinos.

El terreno es sencillo y vamos avanzando a buen ritmo, así que sin darnos cuenta estamos mejorando el tiempo previsto, así que llegaremos bien a la hora de comer a Fredes sin tener que hacer los últimos kilómetros a toda prisa. De vez en cuando vamos viendo algunas señales desdibujadas del PR que nos van guiando por la pista. Hay tramos donde apenas vemos ninguna señal y otros tramos donde esta bien señalizado y se ven cada pocos metros. No tiene mucha perdida, hay que seguir la estrecha pista.

Finalmente la pista nos lleva a una pista más ancha que seguimos por nuestra derecha en descenso, en poco menos de un kilómetros nos lleva hasta la población de Fredes. Nos refrescamos un poco en la fuente y vamos a La Taberna. Como hemos llegado muy pronto, las 12:45h, decidimos bebernos unas cañas en la terraza. Después entramos a comer, si hacéis intención de hacer los mismo os aconsejo que llaméis para reservar, ya que siempre que hemos estado ha estado bastante o completamente lleno, y en esta ocasión volvió a pasar, y menos mal que teníamos hecha la reserva y enseguida tuvimos la mesa para comer.

Después de un par de horas de parada para comer, y disfrutar de la magnifica comida, continuamos nuestro camino. El esplendido sol que había lucido durante toda la mañana, y que nos había hecho pasar algo de calor, ha desaparecido y ha sido sustituido por unas amenazantes nubes. Salimos del pueblo para ir a buscar el PRV 75.1 que nos llevará por el Portell de l'Infern hasta el pantano de Ulldecona. Iniciamos el camino salvando una cadena y nos adentramos en la pista que seguimos. Vemos un cruce señalizado con un poste metálico, nosotros continuamos recto.

Comenzamos a ascender por la senda y comienzan a caer la primeras gotas de agua, son pocas, seguimos subiendo. Las gotas van ganando en intensidad, paramos, chubasqueros colocados, continuamos la ascensión hasta coronar el collado. Después de esta subida comienza la bajada. La lluvia nos continua acompañando, junto a sus truenos y relámpagos, así que con cuidado pero sin pausa comenzamos la bajada, que a pesar de las piedras mojadas bajamos a buen ritmo, como se notan la nuevas botas de Amparo ;-).

Por suerte la lluvia, aunque persistente, no cae con demasiada fuerza, excepto un par de momentos cortos que cae algo más, pero vamos secos. Llegamos a la zona de la Balmas, la lluvia cesa, ahora que nos podíamos refugiar en las cavidades de las mismas. En esta zona hay un cache, lo buscamos y sin muchos problemas lo encontramos.

Continuamos la bajada, seguimos siempre la senda principal, más marcada, nos encontraremos varias sendas menos transitadas que descartamos, si no vas atento buscando pueden pasar desapercibidas, pero no tiene importancia que no las veas. La lluvia cesa completamente, nos quitamos los chubasqueros y los colgamos sobre las mochilas para que se vayan secando. En la senda se nos cruza una cabra que sube rápidamente por la ladera hasta un saliente, donde se para a observarnos durante unos instantes, antes de continuar de nuevo su ascenso por la ladera.

Cuando nos hemos dado cuenta se acaba la senda y llegamos a una pista, que seguimos por la izquierda en descenso, pasamos una cadena que nos encontramos en la pista y continuamos descendiendo hasta llegar a una pista más ancha. La seguimos por la derecha hacía el pantano. Ahora nos queda algo más de dos kilómetros hasta la carretera del pantano. El camino tiene un par de repechos, no es todo llano o de bajada como cabría esperar. Es una pista bastante transita, nos cruzamos con varios vehículos y con un grupo de ciclistas que desciende por la misma.

A mitad tarde llegamos al Moli l'Abad, por suerte secos, ya que tal y como estaba el cielo, y los truenos que se oían, nada hacía presagiar que no llegásemos empapados a nuestro destino, donde haremos noche para continuar al día siguiente para ir a buscar el coche. Al final nos han salido unos 18 kilómetros, no esta mal.

Valoración

La única dificultad de la ruta es la distancia, pero es agradable de hacer ya que la mayor parte de la misma discurre en zona llana o de bajada, poco subimos durante esta etapa. Del Boixar hasta Fredes todo el camino discurre por pistas en buen estado con pequeñas subidas y más bajadas, así que no tiene dificultad. Después realizamos la bajada del Portell que es una preciosa senda sin mucha dificultad. Y nuevamente todo pista hasta el pantano.

A mitad de ruta nos encontramos con la población de Fredes donde podemos comer o reponer agua en su fuente. La mayor parte de la pista discurre entre bosque que hace que sea bonito nuestro paseo. La senda del Portell nos va ofreciendo grandes vistas a cada paso, y acercándonos a una zona de balmas muy bonita.

Esta etapa predomina la bajada y la pista, la segunda parte es al revés, hay más senda que en esta y mucha más subida.