3 may. 2008

Sant Joan, GR-7, Marcen, Pinar Ocur

Ficha Técnica
  • Fecha: 01/05/2008
  • Distancia: 14 Km
  • Desnivel: 850 m
  • Alt. máxima: 1525 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-5h
  • Track GPS: Si

Aprovechando la festividad del 1 de Mayo nos hemos ido a realizar una ruta por el Penyagolosa. Comenzamos desde el ermitorio de Sant Joan de Penyagolosa, desde el que seguiremos el sendero GR-7 en dirección a Villahermosa del Río. Empezaremos a ascender levemente por pista para después empezar a descender por una bonita senda que nos lleva por la ladera de la montaña.

Descenderemos hasta los 1000m, donde dejaremos el GR-7 y seguiremos el Camino Marcén, que combinando senda y pista nos llevará hasta el Corralico (1525m), punto en el que se puede enlazar con la senda que sube a la cima del Penyagolosa. Nosotros no realizamos la ascensión, que por el número de coches que vimos aparcados debía estar muy concurrida. Nosotros bajamos por el Pinar Oscur, una preciosa senda que nos lleva descendiendo suavemente entre un bosque de pinos.

Esta senda nos lleva a la pista que seguimos al inicio, ahora solo queda seguir el GR-7 en dirección a Sant Joan y en poco tiempo estamos en el inicio de la ruta.

Descripción

Llegamos algo tarde a la ermita, algo antes de las diez de la mañana y con el susto que el coche marcaba 9ºC, casi la mitad que cuando salimos de Castellón. Por suerte no hacía tanto frío como presagiaban esos 9ºC, ya que cuando el sol brillaba calentaba. Como habíamos reservado para comer a las 15:30, tampoco era cuestión de llegar mucho más pronto.

Empezamos la ruta por la pista que hay al lado del ermitorio, que nos aleja de este por la parte trasera, siguiendo las señales rojas y blancas del GR-7. Este tramo no hay problemas ya que las marcas están bastantes visibles, sobre todo en los cruces. Empezamos subiendo suavemente por la pista, veremos varias pistas que descartaremos. Cuando llevamos unos 30 Min andando veremos que dejamos la pista que estábamos siguiendo por una que sale por la izquierda, que seguiremos durante un tramo para desviarnos de nuevo por la izquierda pasados pocos metros. Estos dos desvíos están señalizados con las marcas del GR.

Empezamos a descender fuertemente por la pista, perdiendo altura de forma rápida. La pista finaliza y veremos como continua nuestro camino por una senda, la cual discurre por la ladera de la montaña. A nuestra izquierda se ven de vez en cuando bosquecillos de pinos, y por la derecha hay un gran barranco. La senda no da pie a confusión a la hora de seguirla. Continuaremos por esta senda hasta llegar a un poste indicativo, que señala las direcciones de la GR-7 y otra senda en azul que señala hacía el pico del Penyagolosa por el comino del Marcén, seguiremos esta última senda.

La senda esta mucho mas cerrada de vegetación que la anterior, es hierba baja que no molesta nuestro avance, y fijándose un poco es fácil de seguir. Pronto la senda discurrirá paralela a una pista a la cual se unirá. Continuamos unos metros por la pista y enseguida veremos que comienza la senda de nuevo por la derecha. Continuamos por la senda, empieza un fuerte ascenso por la senda, y ahora hay más vegetación que obstaculiza un poco nuestro avance. Volvemos a la pista pero en un par de metros por la derecha se ve una fita de piedras que indica la continuación de la senda. Si no se quiere continuar por la senda que sube con fuerte pendiente se puede continuar por la pista que va haciendo Z's, por lo que la subida será un poco más suave, pero menos bonita.

Nosotros continuamos ascendiendo por la senda hasta un punto donde ha habido un desprendimiento de rocas y la senda es difícil de seguir a causa de los pinos caídos y las rocas. En este punto decidimos abandonar la senda y subir hasta la pista que se encuentra unos metros mas arriba y continuar ascendiendo por esta. Pronto empezaremos a pasar por una serie de massos, Marcén, Cardas... la mayoría casi en ruinas. Ahora la pista asciende pero de una forma más suave, lo que hace que se pueda disfrutar del paseo, a nuestra derecha pronto veremos la cima del Penyagolosa. En la tercera masía veremos una pista que sale por la derecha que desecharemos, nosotros continuaremos por la misma pista.

La pista continua ascendiendo, y nos adentramos en un bosque de pinos, que flanquean ambas partes el camino, ocultándonos el pico del Penyagolosa, pero haciéndonos disfrutar de su murmullo al ser agitados por un suave vientecillo. Ahora vuelven a haber tramos de fuerte pendiente. En una curva cerrada a la izquierda hay una señal del parque natural que indica hacía la nevera, continuamos un poco mas por pista. Después de una curva hacía la derecha, a nuestra izquierda veremos una masía, nos dirigimos hacía ella. A nuestras espaldas queda el pico.

Pasamos junto a la masía, vemos una pequeña manguera negra, la seguimos( es la forma más sencilla de explicarlo), llegaremos a una pista poco marcada, y empezamos a descender. Hay que ir atentos a nuestra izquierda, que habrá una pequeña fita de piedras que indica el inicio de la senda que debemos seguir, esta cubierta de hierba y si no te fijas te la puedes pasar. Una vez encontrada es cuestión de seguirla, esta marcada con fitas de piedras y unos puntos rojos. Primero nos lleva por una loma pedregosa y casi sin vegetación, pero pronto no se adentra en el bosque, descendiendo suavemente.

Continuamos descendiendo, pronto veremos también señales blancas y amarillas de un PR. La senda nos lleva a una pista, no continuamos por esta, a nuestra derecha veremos una estaca con las marcas del PR, continuaremos por la senda desdibujada por la hierba. Con un poco de imaginación se puede seguir bien. Continuamos por esta hasta que la izquierda vemos un edificio, nos dirigimos hacía este, se trata de un refugio de ganado. En la parte delantera nace una pista que seguiremos, si continuásemos por la senda creo que se uniría a la pista mas adelante. La pista nos lleva a otra pista mas ancha, que seguiremos a nuestra derecha, ahora ya estamos deshaciendo nuestros pasos por el GR-7 hasta Sant Joan de Penyagolosa.

Llegamos justo a la hora para comer y reponer fuerzas en el Restaurante que en el ermitorio se encuentra. Menos mal que fuimos previsores y el día de antes esperando que hubiese mucha gente reservamos mesa, que sino no se si hubiésemos comido.

Valoración

Se trata de una ruta completa, que discurre en buena parte del recorrido por senderos, que nos brindan unas magnificas vistas el primero y una agradable caminata entre el bosque el segundo sendero de descenso. También tenemos una fuerte subida que nos hará tener un mínimo de forma física en el tramo de ascensión por la senda. La parte de Pinar Oscur era la primera vez que la realizábamos y nos gusto mucho.

Una ruta muy recomendable, que nos gusto mucho, además de permitirnos disfrutar de la excursión tranquilamente, ya que a pesar de la cantidad de gente que se había por la zona ese día, sólo nos encontramos a un par de excursionistas en nuestro recorrido.

La ruta se puede seguir bastante bien, y no hay ningún punto complicado, solo la subida que pondrá a prueba nuestro estado de forma.