24 dic. 2009

Monasterio-Crestas-Cami Senglars-Bartolo

Ficha Técnica
  • Fecha: 20/12/2009
  • Distancia: 9 Km
  • Desnivel: 650 m
  • Alt. máxima: 720 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

El domingo decidimos ir al Desierto de las Palmas a buscar algunos caches y disfrutar un poco de la tranquilidad y del frío, que hizo bastante, pero gracias al sol radiante que brillo durante toda la mañana, no pasamos tanto como pensábamos.

La ruta la iniciamos desde el parking del monasterio nuevo. De ahí nos dirigimos a la portería vieja. Por un par de sendas que no habíamos hecho nunca ascendemos hasta mitad de las crestas. Nos dirigimos hacía el Bartolo. Nos desviamos por la senda dels Senglars y subimos por la parte norte al Bartolo. Después descendemos de nuevo hasta el parking donde tenemos el coche.

Descripción

Como ya he comentado, la ruta se inicia en el parking que encontramos en frente del monasterio nuevo. Comenzamos a caminar por la carretera unos metros hasta el entrador que lleva hasta el Bartolo, nos desviamos por la señal que indica la casa Oración. Comenzamos a ascender de forma pronunciada por una pista asfaltada.

Antes de llegar a la casa oración, nos desviamos por nuestra derecha por una senda que veremos. Continuamos el ascenso. Llegamos a la Portería vieja. Continuamos la senda. Llegamos a una bifurcación, seguimos por la izquierda como si fuéramos hacía la Bartola. En pocos metros encontramos una senda por nuestra derecha, la seguimos.

Esta senda no la habíamos hecho todavía, nos lleva en continuo ascenso entre matorrales y algún pino. El sendero no tiene perdida y se sigue bien, encontraremos pequeñas fitas de piedras que nos van indicando el camino. Llegamos a una pista, a la altura de una señal metálica de una ruta del parque natural.

Seguimos la pista por la izquierda, en ascenso. La pista es muy pedregosa y poco transitada, pronto nos lleva a una más ancha, en este caso continuamos recto/izquierda, por la derecha vamos a la pista que sube al Bartolo. Seguimos ascendiendo unos metros, y pronto a nuestra derecha se inicia una nueva senda. Si la vas buscando se ve perfectamente, continuamos nuestro camino por esta.

La senda nos lleva en un continuo ascenso, en ocasiones de forma pronunciada. Aquí, con el sol y la fuerte subida comenzamos a quitarnos capas de ropa que empiezan a sobrarnos. Pronto la senda nos lleva a otro sendero más transitado, el sendero que recorre las crestas. Seguimos por la derecha, aunque nosotros fuimos unos metros por la izquierda hasta subir el pequeño pico, y volvimos por el mismo camino hasta el cruce de nuevo.

La senda esta bastante bien señalizada con marcas blancas y verdes y abundantes fitas de piedra. Se pasan por alguna zona de grandes rocas que las fitas nos ayudan a ir por el buen camino. Nosotros hacemos una parada y buscamos un cache, por suerte lo encontramos en el primer sitio que buscamos. Para celebrarlo paramos, comemos algo y disfrutamos de la magnificas vistas que tenemos de la costa.

Continuamos nuestro camino, pasamos bajo la gran cruz y nos dirigimos hacía el Bartolo, antes de llegar a este nos desviamos por una senda que veremos a nuestra izquierda. Tampoco hay problema para encontrarla y seguirla. La senda nos llevará a un cruce, seguimos por la derecha, por la izquierda en descenso iríamos hacía el ermitorio de Les Santes.

En pocos metros llegamos a una nueva bifurcación, izquierda y enseguida veremos una señal de madera que indica que nos dirigimos hacía el camí dels senglars. Vamos por la cresta de la montaña, el sendero va serpenteando entre abundantes pinos jóvenes que dificultan un poco nuestro avance.

Antes de comenzar el descenso, nos detenemos a buscar un segundo cache, esta vez tenemos algo menos de suerte y nos cuesta algo más encontrarlo, pero al final lo localizamos. Comenzamos el descenso, esta es la única parte algo complicada, ya que hay bastante desnivel, y se bajan algunos tramos por losas de piedra y escalones considerables, nada que con un poco de cuidado no se pueda hacer.

La senda nos lleva a una pista, derecha hasta llegar a una mucho más ancha. Seguimos recto en descenso. Aquí encontramos unos cuantos charcos con una considerable capa de hielo, y eso que ya son las 13:00h y el sol nos calienta.

Pronto comenzamos a ascender, llegamos a un nuevo cruce, derecha y acabamos de ascender hasta el Bartolo. El descenso por falta de tiempo lo realizamos siguiendo la pista asfaltada, que nos deja en la carretera al lado del coche.

Valoración

Ruta entretenida por el desierto. Aunque parezca mentira, aún hemos podido hacer dos pequeñas sendas que todavía no habíamos hecho, y eso que este paraje lo tenemos bastante trillado. Como siempre inmejorables vistas tanto del interior como de la costa.

Las sendas no tienen perdida y se siguen sin dificultad, aunque no se trate de una ruta marcada como tal. No encontramos fuentes en todo el recorrido, y las sombras también escasean si se quiere realizar con más calor..

Hay un par de tramos de subida fuerte, son cortos. También hay que tener en cuenta la bajada de sendero del Senglar es para estar algo acostumbrado a la montaña, también se puede realizar en sentido contrario con lo que este tramo se hace de subida, más duro, pero pierde la dificultad de la bajada.

10 dic. 2009

Coll Bandereta- Figueral- Los Rosildos

Ficha Técnica
  • Fecha: 08/12/2009
  • Distancia: 7.5 Km
  • Desnivel: 410 m
  • Alt. máxima: 870 m
  • Tiempo Aprox.: 2h-3h
  • Track GPS: Si

Esta semana nos acercamos a la Serra d'Engarceran un grupo bastante numeroso, el que más hasta el momento en nuestras excursiones, en total trece personas. Realizamos la ruta que se puede observar en los mapas que tienen Amics de la Muntanya en su página web con las rutas que tienen señalizadas. Esta ruta en concreto no esta marcada en su totalidad.

Partimos desde el Coll de la Bandereta, nos dirigimos hacía la zona de escalada del Figueral y descendemos hasta casi llegar hasta Los Rosildos. Ahora tocas subir todo lo bajado, así que una senda nos llevará de nuevo hasta el Coll de la Bandereta de nuevo.

Descripción

El Figueral

Nuestra ruta se inicia desde el Coll de la Bandereta. Para llegar a este lugar, seguimos la carretera que viene desde Vall d'Alba a Los Rosildos, dejamos estos atrás y enseguida veremos a nuestra derecha una carretera que tiene una indicación a la Serra Engarcerán. Seguimos esta carretera durante unos kilómetros donde abundan las curvas. Hay que ir con cuidado que además de las curvas la carretera es bastante estrecha. Llegamos al Coll que esta señalizado, a nuestra izquierda hay una cuesta cementada, subimos por ella y veremos una explanada donde dejamos los coches.

Nos preparamos y comenzamos a caminar por la pista donde hemos dejado el coche, la carretera quedará a nuestras espaldas. Seguimos la pista que va en leve ascenso hasta llegar a una bifurcación. En la bifurcación hay un poste que indica donde van los diferentes caminos, aquí se juntan dos PRs. El poste se encuentra tirado en el suelo. Nosotros vamos por el camino de la izquierda, dirección de la zona de escalada.

Las pista nos lleva cerca de una masía, la bordeamos y continuamos por una pista mucho más estrecha y cerrada. Pronto la pista se convierte en senda y nos dirigimos hacía la base de la roca el Figueral. La senda no tiene perdida y esta bien delimitada. A nuestra izquierda vemos un grupo de cinco cabras montesas, un adulto con unos cuernos espectaculares y cuatro pequeños. No salen huyendo demasiado deprisa y nos da tiempo a observarlos, dándonos una lección de como se sube y bajan por despañados.

Botijo en Construcción Piedra seca

Llegamos a una zona donde hay una serie de peldaños y clavijas de la vía ferrata que aquí existe. Continuamos por la senda y pronto comenzamos el descenso y dejamos atrás la zona del Figueral. Pasamos cerca de dos refugios construidos en piedra seca, que tanto abundan por esta zona.

Conectamos con una pista y continuamos el descenso. A tramos la pendiente se hace pronunciada, la pista esta en buen estado y no entraña ningún problema. La pista comienza a hacer largas Zs para hacer algo más suave el descenso. Pasamos por zonas con carrascas y otra zona donde han replantado pinos y abundan los pinos jóvenes.

Refugio Construcción Piedra seca

Llegamos a una fuente, donde encontramos una puerta que la tapa, cerrada con un pestillo, pero se puede abrir, con cuidado eso si, que la madera esta un poco pasada y es un poco frágil. Llegamos a la carretera, la cruzamos y continuamos por la pista que se encuentra al otro lado. Llegamos a una bifurcación, en descenso por la pista más tapada y la que hace una bajada más pronunciada.

Llegamos a una pista asfaltada, por la derecha en descenso llegaríamos en unos diez minutos a Los Rosildos, nosotros por la izquierda. Llegamos a unas casas y las dejamos atrás, pronto nos desviamos por una senda y nos dirigimos hacía una fuente blanca. Este punto es un poco confuso hasta llegar a la fuente, después se ve algo mejor la senda. Hace una U para salvar el barranco y volvemos a la carretera.

Damos un par de pasos por la carretera y nos desviamos por una senda a nuestra izquierda. A partir de ahora seguimos las flechas blancas. Dejamos el sendero que seguimos y vamos por la senda que veremos por la derecha en ascenso.

Comienza un ascenso de algo más de un kilómetro, con tramos de fuerte pendiente, que nos hace subir rápidamente. Aquí hay que tomárselo con calma y cada uno seguir su ritmo bueno. La senda no tiene perdida y en todo momento veremos flechas blancas que nos indican el camino a seguir.

Llegamos a una bifurcación, nosotros seguimos por la izquierda, hacía la fuente del deseo, el otro ramal del sendero también nos lleva hasta nuestro destino: El Coll de la Bandereta. Hasta llegar a esta es hace un descanso en el camino con algunos pequeños descensos incluidos. Después vuelve el fuerte ascenso por una pedrera. Hay que ir con cuidado que es fácil salirse del sendero que se difumina mucho. Habrá que buscar las flechas blancas y las fitas de piedra.

El sendero nos lleva hasta el Coll de la Bandereta, solo nos falta cruzar la carretera y llegar hasta los coches, donde finalizamos la ruta.

Valoración

Interesante ruta, tenemos vistas del mar, del Penyagolosa, y del Bartolo, entre otros puntos. Pasamos por varios refugios de piedra seca, siguen sorprendiendome como aguantan en pie tanto tiempo sin nada que una las piedras. Si hay suerte te puedes encontrar con un grupo de cabras como nos paso a nosotros.

En cuanto a la vegetación prácticamente todo el recorrido discurre entre monte bajo, algunas zonas con pinos y carrascas, pero poco. Así que en verano mejor no hacer la ruta en horas de mucho sol y calor que no encontraremos refugio para este.

La ruta es sencilla excepto el ascenso final que es pronunciado y la senda de la fuente del deseo va por una pedrera y hay que estar acostumbrado a caminar por estas para no pasar un mal rato. No se encuentra totalmente señalizada, hay un tramo señalizado como PR y otro que esta totalmente señalizado con flechas blancas. El descenso no esta señalizado pero no tiene ningún problema, es siempre en descenso.

Encontramos tres fuentes durante el camino y las tres parecían tener agua. De ninguna de ellas bebimos, así que no se como estará la potabilidad de las mismas.

2 dic. 2009

SLV Montanejos. Senda la Bojera

Ficha Técnica
  • Fecha: 29/11/2009
  • Distancia: 10 Km
  • Desnivel: 750 m
  • Alt. máxima: 750 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-3h30Min
  • Track GPS: Si
Después de un largo descanso, este fin de semana volvimos a realizar una ruta. Nos acercamos hasta Montanejos para realizar el SL-V del sendero de la Bojera. Se trata de una ruta sin mucha dificultad y de gran belleza.
La mayor parte del recorrido discurre por senda. Nosotros realizamos la ruta en el sentido contrario al propuesto, ya que así es más fácil encontrar el inicio de la ruta, por el otro costado al estar en construcción es algo más complicado encontrar el inicio de la ruta.

Descripción


A las 10:30h habíamos quedado en Montanejos, así que partimos sobre las 9:15h de Castellón. Vamos hasta Onda y de ahí por una sinuosa carretera hasta Montanejos. Es una carretera muy frecuentada por motoristas los fines de semana atraídos por las numerosas curvas.
Sin entrar en el pueblo dejamos el coche en el arcén de la carretera en un hueco que encontramos entre el resto de coches. Nos preparamos y comenzamos caminando por la acera, dejando a nuestra espaldas Onda. Pasamos un puente y continuamos por la acera. Pronto a nuestra izquierda veremos el inicio de una senda. Esta convenientemente señalada.

Comenzamos el ascenso que nos va haciendo ganar altura con rapidez, lo que hace que nos empiecen a sobrar mangas, así que chaquetas fuera. Llegamos a un cruce de sendas, nosotros derecha, siguiendo la señalización del Sendero de la Bojera. Continuamos ascendiendo.
A nuestra izquierda se inicia un nuevo sendero, con una señal que indica que va a la Cueva Negra. Nos acercamos. Son unos 300m de fuerte subida hasta la cueva. La vemos desde la entrada, no nos aventuramos más allá. Retornamos a la senda y continuamos nuestro camino.
La senda esta muy bien definida y además se encuentra perfectamente señalizada. Comenzamos a descender por la senda. Encontramos una senda que indica hacía un mirador, nosotros no subimos hasta él. Nos encontramos de cara a tres grandes grupos que están realizando la ruta en sentido contrario. Llegamos hasta el lecho del Barranco de la Maimona.
En este punto paramos un rato para comer algo. El cielo esta cubierto y de nubes que amenazan lluvía, cada vez la amenaza es más inminente. Acabamos el almuerzo y comenzamos a ascender. La senda nos lleva a una pista y continuamos por esta en ascenso. En todo momento vamos viendo las señales blancas y verdes que nos guían.
La pista se encuentra rodeada de pinos. Empiezan a caer las primeras gotas, todavía es poco, continuamos el ascenso. Llegamos a una bifurcación de la pista y nos unimos al GR y PR, seguimos la señalización hacía Montanejos. Señala que nos quedan dos horas, pero nos cuesta bastante menos.
Veremos un poste que indica el inicio de una senda, que seguimos, abandonamos la pista. Aquí comienza a llover de forma más fuerte, así que sacamos los chubasqueros y paraguas y continuamos nuestro camino. La senda es muy bonita bordeando el profundo barranco de la Maimona, que queda a nuestra izquierda. También se van salpicando de arces con las hojas amarillentas que dan mucho colorido a la senda.
En la senda nos encontramos con un gran grupo de cabras montesas. Empiezan a huir de nosotros, pero se toman su tiempo, se paran y nos da tiempo de observarlas durante un rato, hasta que de pronto emprenden de nuevo la rápida huida. La senda va descendiendo.
La senda es fácil de seguir y no presenta ninguna dificultad, solo se pone algo más complicada al final de la misma, cuando ya estamos llegando a Montanejos. Lo vemos desde la senda y pronto estamos en las afueras del mismo.
Callejeamos un poco descendiendo para ir a buscar el coche. La lluvia nos ha acompañado durante toda la bajada, pero por suerte no ha pasado de unas pocas gotas, que no nos han mojado.

Valoración

MONTANEJOS
La ruta discurre por una entorno muy bonito. La mayor parte de la ruta discurre por sendas, que en su mayor parte se encuentran en perfecto estado. Solo hay algunos pequeños tramos que están un poco más rota, pero en ningún momento supone ninguna dificultad. El recorrido se encuentra perfectamente señalizado como SL, no tuvimos ningún problema en seguirlo.
No nos encontramos ninguna fuente durante el recorrido, a tener en cuenta en días más calurosos. Por la gran cantidad de árboles en días de sol encontraremos bastantes sombras para hacer posible la ruta.
Es una ruta sencilla, sin demasiado desnivel. Cualquier persona un poco acostumbrada no debe tener ningún problema para realizarla. Nosotros, después de nuestros descanso, no tuvimos ningún problema. No nos encontramos tampoco ningún paso complicado. Si se tiene vértigo, mejor no mirar hacía el barranco a la vuelta a Montanejos, que la senda va bastante próxima al borde, y el barranco es realmente profundo.

28 oct. 2009

Collado Ibola-Pico Espadan-Bco Almanzor

IFicha Técnica
  • Fecha: 25/10/2009
  • Distancia: 14 Km
  • Desnivel: 900 m
  • Alt. máxima: 1100 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-4h30Min
  • Track GPS: Si

Este fin de semana me acerque a la Sierra Espadán para subir al pico Espadán. La ruta que elegí para subir fue desde el Collado de Ibola, en la carretera que une Aín y Almedijar. Bajamos hasta el caminos del Ibola, enseguida buscamos una senda que nos sube hasta el Ibola. Bajamos hasta el Barranco de Almanzor, el cual remontamos para llegar al inicio de la ruta.

En el pico Espadán podemos encontrar un cache, pero cuando llegué esta bastante concurrido el lugar, así que para que no se me hiciese muy tarde continúe mi camino, así que queda pendiente para otra ascensión al pico.

Descripción

Pico Espada

Este domingo cambiaban la hora, así que no me costó mucho levantarme algo pronto para realizar la excursión, algo bueno debía tener este cambio. Para llegar al inicio de la ruta seguimos la estrecha y sinuosa carretera que une Aín y Almedijar. La carretera en tramos es muy estrecha y el asfalto en algunos sitios parece que es gravilla, así que conducir con cuidado.

Cuando finaliza la subida llegamos a un collado, a nuestra derecha veremos que se inicia una pista, por la izquierda se ven claramente dos sendas. Junto a la pista hay sitio para estacionar dos coches, si esta lleno se puede bajar por la pista, el primer tramo esta cementado, y en la primera curva hay sitio para aparcar dos o tres coches más.

Nos preparamos e iniciamos la ruta. Junto a la pista, por la derecha de la misma, se ve una señal de PR en una roca en la pared, y donde hay una pendiente donde se intuyen unos escalones, seguimos este camino, que por una senda nos lleva en ascenso. Comenzamos haciendo una eses y vamos ganando altura de forma rápida. A primera hora hace algo de fresquillo, pero enseguida entro en calor, así que me quito los manguitos y me quedo en manga corta.

La senda nos lleva hasta una construcción en piedra seca. Por la derecha asciende una senda que nos lleva a la Penya Pastor, la descartamos y seguimos recto, seguimos las señales blancas y amarillas, que nos guiaran hasta el pico.

La senda va subiendo suavemente, realizando alguna pequeña bajada. Enseguida nos encontramos una pedrera, la primera de unas cuantas que atravesaremos. Después de un buen rato de una senda cómoda, esta comienza a subir de forma considerable. La senda se inclina y la subida se hace algo más lenta.

Finalmente llegamos a la cima. El día esta muy despejado y puedo disfrutar de unas magnificas vistas, se ve el Penyagolosa, el mar, el Bartolo, la Calderona... Paro un poco para reponer algo de fuerzas, tras el breve descanso sigo la ruta. Descendemos por la senda que nace por el lado opuesto al que hemos llegado. Sigo el de más a la derecha que esta bien transitado.

El primer tramo de descenso es muy inclinado, con grandes losas, con lo que hay que ir con mucho cuidado en el descenso. Este tramo es corto y pronto la senda se suaviza y entramos en un precioso pinar. A nuestra derecha veremos unos asientos y una mesa montados con unas cuantas piedras. Llegamos a una bifurcación, izquierda en descenso. El descenso es muy pronunciado, hay que bajar con cuidado, por suerte tampoco es demasiado largo.

La senda nos lleva a una pista que seguimos en descenso. Llegamos a una pista más ancha, por la izquierda llegaríamos al coche, por la derecha al Collado de la Nevera, nosotros seguimos por la senda que se inicia a nuestro frente al cruzar la pista a la que hemos llegado. La senda es bastante fácil de localizar.

La senda se puede seguir bien en este tramos, vamos descendiendo un poco, pero pronto comenzamos a ascender de nuevo. Ahora estamos rodeados de matorrales. La senda en tramos se desdibuja un poco y hay que ir buscando las fitas de piedra. Voy reconstruyendo algunas fitas que veo caídas, y pongo nuevas para ayudar a seguir el sendero. Llegamos al final de la subida y comenzamos a descender.

Este es el tramo más complicado de la ruta, ya que la senda se desdibuja casi por completo y hay que seguir las fitas de piedras que vamos encontrando, no siempre una tarea fácil. En varios tramos las pierdo y tengo que dar algunas vueltas hasta encontrarla de nuevo. Si no se siguen las fitas la bajada se hace MUY complicada, ya que las fitas indican el único camino bueno que hay para bajar.

Pasado este tramo que bastante complicado llegamos a una senda, que aunque muy tapada de vegetación, ya no me da ningún problema en seguirla. La senda nos lleva a una pista, la seguimos en descenso, descartando dos desviaciones por la derecha. La pista se encuentra en su mayor parte cementada.

Llegamos a una bifurcación, seguimos por la izquierda, hacemos casi un giro de 180 grados. Pronto comenzamos a ver carteles de madera que nos van indicando lugares por donde pasamos. La pista es de tierra, nos estamos adentrando en el barranco de Almanzor. Como veremos más adelante, un barranco precioso.

Seguimos la pista sin desviarnos. Veremos varias señales de madera que nos indican hacía un castañar y más tarde a una fuente. Si vamos a visitar los lugares, después deberemos desandar nuestros pasos hasta la pista de nuevo para continuar la ruta. La pista se acaba y se inicia una senda que va subiendo suavemente. Va bordeando el lecho del barranco, por el que baja agua y su murmullo nos acompaña en la ascensión.

La senda esta marcada con señales de PR. La senda llega a una bifurcación, por la izquierda, el ramal de la derecha esta marcada con una X de camino equivocado. Comenzamos a cruzar el riachuelo en varias ocasiones.

De este tramo no tengo fotos que la cámara decidió morirse en el peor momento. Siguiendo la senda nos lleva a una pista estrecha, que por las recientes lluvias tiene un gran surco producido por el agua. Continuamos en ascenso un poco más, hasta llegar a una pista más amplia que seguimos por la derecha. Si fuéramos por la izquierda llegaríamos a la pista por la que hemos bajado del pico.

La pista comienza un fuerte ascenso, realizamos una serie de Zs, y en unos cientos de metros nos llevará hasta el collado de Ibola, donde finalizamos nuestra ruta.

Valoración

Fitas de Piedra

Una ruta bonita, sobre todo el primer tramo de senda y el último que discurre por el barranco de Almanzor. Las vistas desde el pico Espadán son magnificas, sobre todo si tienes suerte y el día esta despejado y sin bruma.

El primer tramo de la ruta, las subida hasta el pico y su bajada hasta la pista se encuentra señalizado y no hay mucho problema en seguirlo. El siguiente tramo de senda ya es otra historia, esta muy cerrada y es difícil seguirla, aunque hay muchas fitas de piedra, pero en ocasiones se hace complicado encontrar la siguiente. Además la bajada es bastante complicada, sobre todo si pierdes el camino marcado con las fitas. El tramo del barranco esta bien señalizado y tampoco tiene perdida.

Con lo anterior, no aconsejo la ruta a principiantes o gente que no le guste la aventura de buscar fitas de piedra. Para el resto, es un ruta bonita para realizar por paisajes y variedad de vegetación que nos encontramos.

21 oct. 2009

Onda. Por la parte baja del Monti

Ficha Técnica
  • Fecha: 18/10/2009
  • Distancia: 8.5 Km
  • Desnivel: 500 m
  • Alt. máxima: 450 m
  • Tiempo Aprox.: 2h3oMin-3h
  • Track GPS: Si

Este fin de semana decidimos hacer una ruta sencilla cerca del Monti. Se trata de una ruta bastante corta, pero que discurre por unos parajes de gran belleza debido a la gran cantidad de vegetación que nos rodeará. Se trata de una zona donde se nota la alta humedad del paraje.

La ida la realizamos en su mayor parte por pistas estrechas y algún tramo de senda. La vuelta la realizamos en su mayor parte por sendas rodeadas de gran vegetación, y sin mucha dificultas, excepto el tramo final que tiene una gran pendiente.

Descripción

La ruta la iniciamos cerca de la mina, para llegar hasta ella vamos hasta el cementerio de Onda, lo dejamos a nuestra izquierda y continuamos por la carretera. A nuestra derecha veremos un cartel que indica la Casa de Campo, giramos por esta. A nuestra izquierda veremos una nueva señal que indica a la Casa de Campo, la descartamos, continuamos recto y giramos a la izquierda en el siguiente cruce. Veremos la mina en lo alto a nuestro frente. Seguimos por la carretera, poco antes de llegar a la puerta de la mina, a nuestra izquierda hay sitio para aparcar el coche.

Comenzamos a caminar y seguimos la carretera unos cien metros, antes de llegar a la puerta de la mina, a nuestra izquierda, comienza una pista en ascenso, seguimos esta pista. Vamos en ascenso durante unos 600 metros, siempre por la pista principal, también nos podemos guiar por las huellas de ruedas de bici que se pueden ver.

A nuestra derecha podemos ver el agujero que ha dejado la cantera, la vamos dejando atrás poco a poco, y nos vamos adentrando en una zona más húmeda, y va aumentando la vegetación. Pronto nos veremos rodeados de abundante vegetación

Vamos descartando algunas bifurcaciones por la izquierda, unos de ellos señalizado con un poste de la PR. Siempre recto, hasta que la pista se convierte en una senda y seguimos el ascenso. La senda hace unos zigzags en ascenso. Llegamos a una pista, hay una cadena, pero ha un paso por el lado para poder pasar tranquilamente.

En la pista seguimos por la izquierda en ascenso, nos adentramos en una zona de huertos, pasamos cerca de unas casas. Continuamos por la pista hasta que dejamos atrás las casas y huertos, y nos adentramos de nuevo en un denso bosque de pinos.

Finalmente la pista nos lleva a una pista. Seguimos recto, descartamos la pista de la derecha. La pista discurre por una zona de huertos por un lado y bosque por otro, y se van intercalando entre si. En una curva hacía izquierda, antes de llegar a la curva, hay una pista por nuestra izquierda que desciende, la descartamos, continuamos por la pista.

Llegamos a unos huertos de olivos, aquí hay que estar atentos a nuestra izquierda, cuando se esta acabando el huerto, en el fondo del mismo se inicia una senda. Si estamos atentos veremos una piedra que tiene una flecha azul que lo indica. Una vez localizada, seguimos por esta. Debemos adentrarnos en el huerto hasta llegar al otro extremo donde se inicia. Si seguimos por la pista unos metros más veremos otra senda, esta no es, la nuestra es la que hay antes de que finalice el huerto.

La senda llanea entre abundante vegetación, y comienza una suave descenso. Pronto llegamos a una zona de considerable inclinación, una vez pasado, comienza de nuevo el suave descenso. Podemos ir disfrutando del maravilloso entorno. La senda desemboca en una pista. Hacía la izquierda iríamos a la pista por la que hemos pasado anteriormente, así que por la derecha en ascenso.

Comenzamos un ascenso continuo por la pista, esta se va estrechando por momentos convirtiéndose casi en senda y vuelve a ensancharse de nuevo. En todo momento entre abundante vegetación.

La pista nos lleva a un sendero, señalizado con un poste metálico, nosotros seguimos por la izquierda, dirección Onda, no hagáis caso de los kilómetros que quedan hasta Onda, que a nosotros nos quedan muchísimos menos. Todo lo que nos queda hasta el fina de la ruta es por senda. Esta ahora se encuentra en una zona más despejada de vegetación.

El sendero discurre de forma suave, nos vamos encontrando alguna bajada más pronunciada, pero en general bastante suave. Pasamos por unos refugios construidos en piedra seca. Los dejamos atrás y continuamos el camino.

A nuestra izquierda podemos divisar la mina, bastante más abajo, y nos queda nada para llegar al final, así que ya os podéis imaginar que nos espera una bajada con mucha pendiente. Se encuentran en perfecto estado y no tiene complicación, hay que ir con un poco de cuidado pero nada más.

Tras la empinada bajada llegamos a una pista asfaltada, la seguimos por la izquiera y en apenas unos veinte metros llegamos a la zona donde hemos dejado el coche.

Valoración

Una ruta bastante corta y que no es muy exigente físicamente. Cualquier persona puede realizar la excursión, la única dificultad es la bajada final que es bastante empinada, pero el terreno esta en perfectas condiciones y no entraña mayor problema. Las subidas son en general tendidas y sin excesiva pendiente.

Yo creo que es una ruta recomendable ya que discurre por una zona donde nos sorprendió la cantidad de vegetación que nos encontramos. Puede ser una buena ruta para días de calor, ya que gran parte de la ruta nos encontramos bastante cobijados del sol. Fuentes no nos encontramos, pero la distancia tampoco es demasiado larga para necesitarlas.

La ruta esta parcialmente señalizada pero no en su totalidad. Hay un desvío por senda que es lo más problemático de la ruta, ya que te lo puedes pasar, así que mejor llevar GPS o estar muy atentos al punto.

16 oct. 2009

Mas Flora- Mollet- Ermita Sant Vicent

Ficha Técnica
  • Fecha: 11/10/2009
  • Distancia: 9.5 Km
  • Desnivel: 600 m
  • Alt. máxima: 685 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-3h30Min
  • Track GPS: Si

El domingo me acerque a la Sierra de Borriol para completar una ruta que hace tiempo por falta de sol no pudimos completar. Después de conocer alguna nueva senda iba a mejorar la ruta quitando algo de pista asfaltada.

La idea era salir del Mas de Flora, para ir al Mas de Panero y desde ahí subir al Mollet, después bajar e ir hacía la ermita de San Vicente y volver al Mas de Flora. Pero como ya veremos más adelante solo comenzar la ruta la tuve que rectificar por una batida de Jabalís.

Descripción

Pou Mollet

El punto de inicio esta en el Mas de Flora, para llegar hasta él seguimos la CV-10 desde Castellón y salimos por la salida de Borriol Norte. En la primera rotonda seguimos dirección Borriol, la segunda antes de llegar a Borriol seguimos la salida señalizada como camí. Subimos una cuesta con el coche y enseguida llegamos a un cruce, en el cual seguimos por la carretera a la derecha.

Ahora hay que ir atentos a nuestra izquierda donde veremos una carretera con una señal de Camí de la Serra, seguimos por esta carretera.

Después de unos cuatro kilómetros de subida llegamos a la Pedra, seguimos por la pista asfaltada de más a la derecha y la seguimos hasta que se acaba, en este punto podemos dejar el coche. Estamos en el Mas de Flora. Nos preparamos y comenzamos a caminar, seguimos la pista de tierra que continua la pista asfaltada por donde hemos llegado.

Seguimos por la pista principal descartando pequeñas pistas que nos encontraremos y algún entrador a huertos. Llegamos a un cruce, se incorpora una pista por la izquierda y un poco más adelante hay otra pista por la derecha, mi idea era seguir recto, pero hay carteles que hay una batida de jabalís, y como no quiero tener problemas con hombres con armas, sigo la pista que se incorporaba por la derecha.

Esta pista toma dirección contraria a la pista por la que hemos llegado. Avanzamos en suave descenso. La pista se convierte en asfaltada y nos lleva a un cruce, seguimos recto/derecha. Llegamos al Pou Mollet, lo dejamos atrás y llegamos al entrador del Mas de Panero, donde veo un nuevo cartel de la batida. Seguimos recto.

Llegamos a un cruce, seguimos recto por la senda que allí se inicia. Esta bien indicada con un panel que muestra el mapa de senda, y de la reserva del Mollet. La senda comienza a ganar altura, y nos adentramos en un abundante bosque de pinos, de gran belleza.

El sendero nos lleva en continuo ascenso, a tramos bastante empinado, pero son tramos cortos. Por suerte no me encuentro rodeado de mosquitos y pequeños insectos, cosa muy común si se hace la ascensión en verano o cercano a este. Llegamos a la cima de la ruta, vemos un poste que indica el punto y la altura. Tengo suerte y el día es despejado y se ve perfectamente el Penyagolosa y numerosos pueblos del interior.

A los pocos metros del poste, a la izquierda la senda comienza a descender. Este tramo de senda también es muy recomendable por su belleza, eso si, las últimas lluvias han dejado bastante mal la senda. Según avanzamos en el descenso nos encontramos con una senda muy rota y con mucha piedra suelta, incluso las piedras más altas no son de fiar y hay que bajar con mucho cuidado.

La senda nos lleva a una pista. Seguimos recto. Descartamos pista por la derecha y al siguiente cruce seguimos por la izquierda, en curva de 180º. Nos adentramos en una zona de huertos. A nuestra derecha dejamos una casa en ruinas. Seguimos la pista. La pista muere y vemos una senda, señalizada con fitas que comienza a bajar, la seguimos.

La senda nos lleva en descenso, bueno hay algún pequeño repecho, y nos adentramos de nuevo en una zona de abundante vegetación, muy bonita. La senda es fácil de seguir, como en el descenso anterior, hay que ir con cuidado de donde pisamos que hay piedras traicioneras.

Vista del penyagolosa

El sendero nos lleva a una pista, la seguimos por la derecha, llegamos a una pista asfaltada, la seguimos, comenzamos a ascender. Pronto hacemos un giro de 180º y comenzamos a ascender de forma pronunciada por la pista, que continua asfaltada, por suerte el entorno vale la pena.

Llegamos a un cruce, seguimos la señal que indica hacía la ermita. Antes de llegar a la ermita vemos una fuente a nuestra izquierda, la dejamos atrás y a pocos metros a nuestra derecha, antes de llegar a la ermita, se inicia una senda en ascenso, la seguimos.

Después de un continuo ascenso llegamos a una pista, la seguimos por la izquierda. Llegamos a un nuevo cruce, por la derecha por la pista no asfaltada. Andamos unos metros y a nuestra izquierda veremos un entrador a un huerto, lo seguimos todo recto hasta el final, donde se inicia una senda que sube, la seguimos..

La senda nos hace subir fuertemente durante un tramo, después se suaviza, de nuevo nos adentramos en una zona de densa pinada. La senda nos lleva a una pista, en descenso por la izquierda, ahora seguimos siempre en descenso hasta llegar al Mas de Flora donde hemos aparcado el coche.

Valoración

Una muy interesante ruta, que nos lleva por rincones muy bonitos de la Sierra de Borriol, que parece que no pueda albergar en su interior tales parajes. La ruta no esta señalizada, la parte buena es que las sendas son fáciles de localizar.

La lástima es que hay un buen tramo de pista asfaltada a mitad de ruta. La tengo que repetir para quitar el tramo asfaltado que hay al principio de esta ruta que en gran parte se puede eliminar, quedando una ruta más bonita.

Agua nos encontramos en el Pou Mollet y en la fuente de la ermita de San Vicente, así que no será un problema. Como ya he comentado si se realiza la ruta en verano o cerca, durante buena parte de la ruta te pueden acompañar una molesta nube de insectos, así que mejor evitar esa época del año.