17 ago. 2009

Valle Estos-Ibonet y Gran Ibon de Batisielles

Ficha Técnica
  • Fecha: 06/08/2009
  • Distancia: 15 Km
  • Desnivel: 1100 m
  • Alt. máxima: 2219 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-5h
  • Track GPS: Si

Esta ruta discurre por el valle de Estós, y asciende hasta el Ibonet de Batisielles Desde este punto ascendemos hasta el Gran Ibón de Batisielles. El regreso lo realizaremos por el mismo camino por el que hemos ascendido.

Desde el Ibonet también se puede ir al Ibón de Perramó. Existe una ruta en la que se pueden enlazar numerosos ibones de la zona, lo que hace que salvemos un gran desnivel, ya que en la ruta realizada hacemos una ascensión de mas de mil metros, y desde el Gran Ibón hasta el siguiente hay que subir unos 300m más. La ruta de los ibones nos llevaría de nuevo hasta el ibonet y volveríamos por el mismo sitio.

Descripción

Ibonet Batisielles

Nos levantamos algo pronto y a las 9:00 comenzábamos a andar, la cual cosa fue todo un acierto ya que pudimos realizar toda la ascensión con un agradable fresquito. Para llegar al inicio de la ruta seguimos la carretera que nos lleva hasta el Hospital de Benasque, pero mucho antes encontraremos una señal que indica al Valle de Estós. En este punto hay una zona de carretera para realizar la entrada a la pista, en este punto se puede dejar el coche si hay sitio, sino vimos que en el principio de la pista existían varios puntos donde se podía dejar.

comenzamos el ascenso por pista. El principio es muy suave, pasamos por unas casas y cerca de un camping. Llegamos a una bifurcación y seguimos la pisa por la derecha, hay una señal que indica sólo vehículos autorizados.

Río Estós Valle Estós

El camino nos lleva junto al río y vamos ascendiendo a su vera. La pista va ganando altura y se enecuentra cementada. A estas horas hay mucha húmedad y hace un fresquillo muy agradable, en tramos hace hasta frío, lo que hace que avancemos a buen ritmo.

Nos empezamos a encontrar a otros montañeros, estos con la mochila grande bien llena que se dirigen al refugio de Estós. Cruzamos el río por un puente y continuamos ascendiendo por la otra parte del río, descartamos una senda que nace por la derecha y que baja hacía el río.

Gran Ibon Batisielles

Pasamos por una fuente que brota una abundante agua bien fría, en la ida no hacemos uso de ella, pero a la vuelta nos refrescamos y bebemos algo de agua de ella. A los pocos metros encontramos una bifurcación, nosotros nos desviamos por la izquierda, por la derecha el camino se dirige hacía el refugio. El cruce esta convenientemente señalizado.

Gran Ibon Batisielles Gran Ibon Batisielles Gran Ibon Batisielles

La pista se hace más estrecha y comienza a subir de forma mucho más pronunciada, ya que hasta el momento se trataba de una muy suave subida. El camino se encuentra totalmente rodeado de hayas que nos proporcionan buena sombra y una temperatura muy agradable.

Cruzamos nuevamente el río por un puente realizado con troncos, la verdad que no da mucha seguridad porque flexan mucho, y por la humedad resbalan un poco, así que hay que cruzarlo con precaución. Ahora ascendemos por una preciosa senda rodeada de exuberante vegetación.

Continuamos la ascensión un poco más y llegamos al ibonet. Hay varios grupos que están almorzando, nosotros paramos brevemente y comemos un poco, que lo peor de la subida esta por llegar y la queremos hacer antes que empieze a apretar el calor, así que enseguida continuamos el camino.

La subida es bastante dura, se acaban las sombras y comenzamos a subir sin descansos. Por suerte es un kilómetro y medio, y a buen ritmo llegamos al Gran Ibón. Cuando llegamos no hay nadie, pero pronto comienzan a llegar gente que hemos pasado en la subida.

A la sombra de una roca nos sentamos y nos hacemos un bocadillin para reponer fuerzas. Tras el descanso nos acercamos al lago a refrescarnos los pies, el agua esta fresquilla, pero es muy agradable y sienta muy bien.

Comenzamos el descenso. Ahora el color comienza a apretar, por suerte vamos de descenso y comenzamos a ver gente con caras de sufrimiento que van subiendo, esto será un tónica hasta bien avanzado el descenso que nos encontramos gran cantidad de gente que nos preguntan cuanto falta.

Pronto llegamos al ibonet y nos resguardamos en la sombra de la senda, lo que se agradece. La senda nos lleva de nuevo a la pista. Parece otro lugar comparado a como estaba por la mañana, ya que la sombra y la humedad han desaparecido y han sido sustituido por un sol implacable y un calor asfixiante.

Trás un poco de calor llegamos finalmente al coche.

Valoración

Gran parte del recorrido se encuentra rodeada de una abundante vegetación, lo que le confieré un aire mágico al camino. Iremos caminando un buen rato al lado del torrente del río con lo que nos irá alegrando el camino el susurrar del agua.

El camino esta bien señalizado y no hay problema en seguirlo, además que el día que lo realizamos estaba muy concurrido. Encontramos agua a mitad de ascensión, con lo podremos aprovisionarnos a la ida o la vuelta.

Si la ruta se realiza una mañana de verano, es bueno hacer la ascensión medianamente pronto, ya que a primera hora el primer tramo de pista se hace muy agradable con la humedad reinante, vermos zonas próximas al río donde entre la vegetación se ve ascendiendo la bruma.

11 ago. 2009

Portillon de Benasque

Ficha Técnica
  • Fecha: 05/08/2009
  • Distancia: 13 Km
  • Desnivel: 900 m
  • Alt. máxima: 2444 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-4h30Min
  • Track GPS: Si

En esta ruta subimos al Portillón de Benasque desde el llano del Hospital. Para ello seguiremos las marcas del GR, por esta subida es algo más larga pero más tendida. La bajada la realizamos siguiendo el trazado del SL, más corta, por lo que más pronunciada. Por lo que vimos la mayoría de gente sube por el SL, pero creo que es más cómodo como lo realizamos, además de realizar la ruta circular.

El Portillón se trata de un paso que se utilizaba tradicionalmente para el comercio con Francia, de hecho cuando hemos alcanzado nuestro objetivo se cruza la frontera con Francia.

Descripción

La ruta comienza en el llano del Hospital, siguiendo la carretera que parte de Benasque la seguimos, a nuestra derecha veremos un desvío hacía el llano del Hospital, lo seguimos y en pocos metros veremos un párking donde debemos dejar el coche. A este punto también podemos llegar en autobús, que además nos puede llevar al refugio, desde donde se pueden realizar más rutas.

Una vez aparcado el coche comenzamos a caminar, no os descuidéis mucho en llegar ya que aunque el párking es grande se lleno. Seguimos el valle al lado del río, se ve un sendero con múltiples ramales paralelos, es fácil de seguirlo.

Cruzamos en varias ocasiones el río sin dificultad hasta llegar al Hospital, se trata de un reciento rehabilitado donde podemos encontrar un restaurante, donde al final de la ruta comimos. En invierno también es una estación de esquí de fondo.

Dejamos atrás el Hospital y continuamos por la senda, que vuelve a cruzar el río por un puente. Pronto llegamos a un bifurcación que seguiremos por la derecha, el ramal de la izquierda es por donde volveremos y esta señalado para ir al Puerto de Benasque, pero como ya he comentado nosotros realizamos la ascensión por el otro caminos que es más tendida la subida.

Pronto vamos ganando altura y podremos comenzar a ver los glaciares del Madeleta y del Aneto. La senda no tiene cobijo del sol, así que mejor llevar protección solar para no chuscarrarse, nosotros por suerte llevábamos. Deberemos ir siempre ascendiendo, descartando sendas por la derecha que descienden.

Vamos ascendiendo hasta encarar la última parte de la ascensión, hasta este punto apenas nos hemos encontrado algún excursionista, a partir del Portillón y durante el descenso nos encontramos mucha más gente. Junto al collado del Portillón vemos un pico, su subida es opcional, nosotros como íbamos justos de tiempo, no lo hicimos.

Una vez en el Portillón nos asomamos a la parte francesa donde se divisa un precioso lago. Entre la pedrera se ve que la senda comienza el descenso realizando Zetas, con lo que se podría descender hasta él.

Comenzamos el descenso, la senda comienza a perder altura de forma pronunciada y pronto comienza a realizar eses continuas descendiendo por la ladera de la montaña. Cuando llevamos unos minutos de descenso paramos para hacernos un pequeño almuerzo.

La senda de descenso también esta muy bien definida y no tiene problema en ser seguida. Finalmente al costado del río y vamos descendiendo a su vera hasta llegar a la bifurcación del principio. Donde desandamos nuestros pasos.

Nosotros llegamos hasta el Hospital donde paramos a comer, así que en este punto deje de grabar el track, hasta el párking resta un kilómetro prácticamente llano, que esta grabado en la ruta de ida.

Valoración

Es una ruta con muy buenos paisajes, y desde el portillón se tienen unas magnificas vistas de los glaciares del Aneto y Madeleta. Además también tendremos unas magnificas vistas del valle con el río surcando el fondo de este.

Como ya he comentado no encontramos prácticamente ninguna sombra durante todo el recorrido, así que hay que ir preparado si aprieta el calor, por suerte el aíre es fresquito y ayuda a soportarlo bien. No encontramos ninguna fuente durante el recorrido, así que también hay que ir con el agua necesaria.

9 ago. 2009

Ibon e Ibonet de Besiberri

Ficha Técnica
  • Fecha: 04/08/2009
  • Distancia: 12 Km
  • Desnivel: 1000 m
  • Alt. máxima: 2160 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-4h30Min
  • Track GPS: Si

Hemos estado en los Pirineos, y la primera ruta que realizamos fue subir al Ibón e Ibonet de Besiberri. La ida y la vuelta se realizan por el mismo camino, así que el track esta guardado solo el camino de ida. En total la ida y la vuelta son unos 12 kilómetros.

La ruta comienza poco antes del puente que lleva a Vielha, comenzamos a caminar por pista, hacemos un pequeño descenso, y comenzamos a ascender por un precioso bosque de hayas por senda. El tramo final de la senda es bastante pronunciado y nos lleva hasta el Besiberri. Después ascendemos a otro ibón más pequeño, esta vez la senda ya no esta rodeada de bosque.

Descripción

Como ya he comentado la ruta comienza poco antes de llegar a la túnel que nos lleva a Vielha, en la parte derecha de la carretera vemos una explanada, vamos a esta, y en la parte exterior comienza una pista asfaltada que nos lleva en pocos metros a un parking de tierra, donde dejamos el coche.

Comenzamos a andar por la pista asfaltada, pero en pocos metros la dejamos por una pista de tierra que veremos a nuestra derecha. La pista asciende suavemente rodeada de un frondoso bosque.

Pronto la pista comienza a descender, para volver a ascender nuevamente. A nuestra izquierda podremos ver una señal que indica al Besiberri, en este punto comenzamos a ascender de forma más pronunciada por una senda. La senda va realizando continuos cruces con la pista, que realiza el ascenso de forma más suave, pero es recomendable ir por la senda ya que es preciosa y nos acerca a dos pequeñas cascadas que valen la pena la visita.

La senda nos lleva de nuevo a la pista por la que continuamos ascendiendo durante unos metros y veremos una nueva señal, ahora hay que abandonar la pista y seguir por la senda. La desviación esta unos metros antes de que la pista cruce el riachuelo que forma las cascadas que hemos visto anteriormente.

La subida comienza a ser más pronunciada, y vamos ascendiendo por continuos escalones que forman las rocas. La senda va realizando un continuo zigzag para que nos hace ascender por la ladera de la montaña.

Finalmente llegamos al Ibón, de gran belleza, rodeado por una parte por rocas, por donde continua la senda, y al final hay un llano junto al lago con césped y árboles para poder descansar.

Nosotros continuamos ascendiendo hasta el segundo ibón, más pequeño que el primero. La senda ahora ya no esta tan bonita y vamos ascendiendo entre hierba baja, rocas y vacas. Después del corto ascenso llegamos a nuestro destino.

En este punto bajo la sombra de una roca decidimos comer y descansar. Damos cuenta de la botella de vino que llevamos y comemos los bocatas. Mientras estamos aquí comenzamos a ver gente que baja del pico, desde nuestra posición parece que esta cercano, pero desde el primer lago vemos lo equivocados que estábamos y la gran distancia que todavía nos separaba de él.

Cerca de donde estamos hay un riachuelo por el que baja el agua desde la cima de la montaña, y esta congelada, no puedes mantener la mano más de un minuto porque parece que se congela...

Comenzamos el descenso por el mismo camino por el que hemos venido, haciendo una pequeña parada en el Besiberri para descansar a la sombra de los pinos.

Valoración

Una excursión muy bonita, ya que caminamos por una senda preciosa que nos lleva hasta un lago espectacular, lo que más nos gusto fue el césped junto al lago, y las vistas del lago con los grandes picos rodeándolo.

Hay una fuente al principio de la ruta, pero después no encontramos ninguna otra. Recomendable llevar botas de montaña, y palo para ayudarnos. Se puede ir en manga corta ya que en ningún momento subimos demasiado y solo hacía algo de frío en las sombras cuando estabas parado.

Una ruta muy recomendable, y prueba de ello es la cantidad de gente que nos encontramos haciendo la ruta, incluidos niños bastante pequeños.