22 mar. 2010

Prades- Tossal de la Baltasana

Ficha Técnica
  • Fecha: 16/03/2010
  • Distancia: 13 Km
  • Desnivel: 700 m
  • Alt. máxima: 1200 m
  • Tiempo Aprox.: 4h-5h
  • Track GPS: Si

Aprovechando unos días libres nos acercamos al Baix Camp, en la provincia de Tarragona, para realizar unas excursiones. La primera que realizamos nos basamos en la ruta que nos propone José Luis en su blog.

Es una ruta sencilla, sin grandes complicaciones, y que discurre por pistas y sendas en buen estado. Parte de la población de Prades y se dirige a subir al Tossal de la Baltasana, donde encontramos un vértice geodésico. Descenderemos por una preciosa senda, para volver a subir por otro sendero igualmente mágico. Comienza un largo descenso, el último tramo por una pista muy embarrada.

Descripción

Llegamos a Prades bien entrada la mañana, con el mediodía ya pasado hacía un buen rato. Entramos en el pueblo y nos encontramos con la sorpresa que en muchas calles, donde hay penumbra , todavía queda una buena cantidad de nieve. Aparcamos el coche en el pueblo, cerca de la plaza principal, creo que en la calle en la que más nieve quedaba. Nos preparamos para comenzar la excursión, nos ponemos las botas, las mochilas y listos para caminar. El coche marca unos 8ºC, que para la hora que es no esta nada mal, también notamos que para la baja temperatura que marca el termómetro no va acorde de la sensación de frío. El sol calienta y hace un día estupendo para disfrutar de la montaña.

Cruzamos el pueblo dirección L'Espluga de Francoli, pasados el puente, giramos hacía la derecha. Nos vamos adentrando en una calle donde hay gran cantidad de villas. Pronto comenzamos a caminar por una pista de tierra que sale a nuestra izquierda,esta se encuentran en buen estado, y vamos encontrando nieve por los lados de esta.

Pronto dejamos atrás las villas y seguimos por una senda ancha, que nos va adentrando en el bosque, en un ascenso continuo, con algunos tramos un poco más pronunciados, pero vamos avanzando sin mucho esfuerzo. Vemos marcas rojas y blancas que nos van guiando en el ascenso. Según vamos avanzando nos vamos encontrando cada vez más cantidad de nieve, y poco a poco va tomando la senda.

El sendero es fácil de seguir, esta bien trillado y pese a la nieve no tenemos problemas en seguirlo. La senda es muy bonita, esta completamente rodeada de vegetación, con pinos principalmente, y con carrascas en otras zonas. Vanos ascendiendo hasta llegar a una pista, continuamos recto por esta, continuando el ascenso, cada vez hay más nieve, y la que se encuentra muy pisada ya es hielo, con lo que hay que ir avanzando con cuidado.

La pista nos lleva hasta el Coll de la Foguina, y continuamos por la pista ascendiendo. Pronto veremos a nuestra derecha una senda que sube por la ladera de la montaña, abandonamos la pista y seguimos esta senda. La ladera por la que vamos ascendiendo esta completamente llena de nieve, y algo de hielo, lo que hace la ascensión muy bonita por la nieve, y algo peligrosa por el hielo.

Finalmente la senda nos conduce hasta el Tossal Baltasana, la parte más alta de nuestra ruta: 1.203m. Hace muy buena temperatura y decidimos parar a comer allí. Sacamos la botella de vino y los bocadillos y damos buena cuenta de ellos. Disfrutamos de las vistas y del calor del sol un buen rato. Después de la merecida parada continuamos con el recorrido que todavía nos queda la mayor parte de la ruta. Por suerte el descenso es por pista, ya que si llega a ser similar a la senda que habíamos realizado subiendo hubiese sido bastante complicada la bajada, ya que esta senda se encontraba cubierta por nieve y las grandes placas de hielo.

Las pista es estrecha y nos va haciendo descender de forma rápida, hay algo de nieve y mucho barro. Llegamos a una cadena que pasamos y llegamos a una bifurcación, seguimos por la izquierda hasta llegar a la Font de la Mina de l'Obis. La zona esta completamente cubierta de una considerable capa de nieve. Nos cuesta encontrar el caño del agua, del que apenas sale un hilillo de agua, supongo que estaría helada.

Dejamos atrás la fuente y continuamos por la pista. Llegamos a un cruce, seguimos descendiendo por la derecha, siguiendo el camí de Trillar. Hay un poste indicativo, como en prácticamente todos los cruces que encontramos hay indicaciones que nos guían. La senda es muy bonita, vamos oyendo el trabajo de lo que parece un pájaro carpintero. La senda esta totalmente cubierta de nieve, y en menor medida de hielo, así que hay que bajar con algo de cuidado. La senda nos vuelve a gustar mucho.

El camino va realizando una serie de curvas cerradas que hacen que vayamos descendiendo de forma más suave, se agradece que la senda esta bastante cubierta de nieve, y la que esta más pisada se ha convertido en hielo. Vemos una pista donde desemboca el sendero, antes de llegar a esta, a nuestra derecha, vemos una nueva senda, seguimos por esta y comenzamos a ascender de nuevo. Vamos cambiando de ladera de la montaña y en esta parte no queda tanta cantidad de nieve, lo que hace que podamos avanzar más cómodamente. Nos encontramos totalmente rodeados de carrascas que abovedan nuestro camino y lo hacen muy bonito, todo un placer caminar por este sendero.

Comenzamos a realizar de nuevo una serie de Z's que nos van haciendo ascender. La senda se suaviza y pasamos cerca de una fuente de la que brota abundante agua. Finalmente la senda nos lleva de nuevo a una pista, la nieve y el hielo vuelven a cubrir nuestro camino, haciendo algo más lento nuestro avance. El camino va haciendo una serie de subibajas. Llegamos a la cueva de Pere. Donde encontramos unas paredes con puertas abovedadas delante de una cueva. Parece que fue utilizada como refugio o vivienda.

La pista comienza a descender, la nieve va desapareciendo poco a poco, dando paso a grandes charcos y grandes cantidades de barro que van cubriendo todo el camino. El descenso no entraña ningún tipo de problema, el único que nosotros encontramos es poder evitar la mayor cantidad posible de barro.

Llegamos a la altura de una gran balsa, que dejamos a nuestra derecha y continuamos descendiendo. Llegamos a una bifurcación y continuamos por la izquierda por una pista algo más estrecha rodeada de más árboles, parece que es más bonita, si continuásemos por la pista principal también llegaríamos hasta el pueblo.

Continuamos descendiendo por el camino sin desviarnos. Pronto veremos las primeras casas del pueblo. Llegamos hasta una placeta con una cruz en medio de esta, continuamos recto, ahora el caminos ya esta empedrado y ya estamos en el pueblo. Ahora ya solo nos falta callejear un poco hasta llegar al lugar donde hemos aparcado el coche.

Valoración

Es una ruta sencilla y no encontramos ningún paso que entrañe dificultad para salvarla. La ruta no se encuentra señalizada como tal, aprovecha tramos del GR, y de un PR. En la mayoría de cruces más importantes encontramos postes que nos indican hacía donde nos lleva cada ramal del mismo. Así que esto nos ayuda mucho a seguir la ruta.

Lo que más nos gusto fueron los tramos de senda que tiene la ruta, son realmente bonitos, discurren entre frondoso bosques, de pinos o carracas. Además al contrario de lo que estamos acostumbrados por Castellón estas son de tierra, no de piedras sueltas, que son las que más abundan por aquí. Sin esperarlo nos encontramos con la mayor parte de la ruta cubierta de nieve, lo que hizo que fuera algo especial volver a caminar por esta. Por suerte llevábamos botas impermeables.

Durante la ruta encontramos un par de fuentes. La primera apenas tiene agua, puede ser porque este congelada, ya que como he comentado la zona estaba muy cubierta de nieve. La segunda fuente si que tenia mas agua, así que en caso de necesidad podemos encontrar. La ruta se puede hacer en cualquier época del año, en otoño encontraremos colores ocres, ya que cada cierto tiempo se veían árboles de hojas caduca. En verano las sendas deben estar bastante cubiertas de sombra que nos protegerán del calor.

4 comentarios:

Muy bonita la ruta. Me la apunto
 
Nos pilla un poco lejos, pero los paisajes valen mucho la pena. Si te puedes acercar creo que te gustará.

Saludos.
Carlos
 
Ei! Esta ruta la tengo en la de pendientes pero para Otoño, tiene que estar genial!
 
Hola Ángel,
pues la verdad que creo que será una buena ruta para otoño, ya que aunque no toda la vegetación es de hoja caduca se veía bastante salpicados de estos árboles y debe estar muy bonito.