24 mar. 2010

Capafonts-Foradada-Pont de Goi

Ficha Técnica
  • Fecha: 17/03/2010
  • Distancia: 10.5 Km
  • Desnivel: 700 m
  • Alt. máxima: 1000 m
  • Tiempo Aprox.: 2h-3h
  • Track GPS: Si

El miércoles amaneció de nuevo con un sol esplendido. El termómetro marcaba unos 7ºC, pero como el día anterior la sensación de frío no era tan alta como esperábamos. Así que realizamos una ruta por Capafonts, de nuevo por la comarca del Baix Camp.

La ruta consta de una senda de subida, muy bonita, que va pasando por una serie de cuevas, algunas de las cuales prometen ser profundas. Una vez finalizado el ascenso, llega un tramo bastante llano por pistas, esta es la parte menos bonita de la ruta, pero pronto llegamos a la senda de bajada que vuelve a merecer la pena recorrerla. En la bajada tuvimos que ir con bastante precaución ya que la senda a tramos estaba completamente helada. La ruta como la del día anterior la encontramos en el blog de José Luis.

Descripción

La ruta del día comenzaba en Capafonts, teníamos una media hora larga de carretera de montaña por delante hasta llegar al punto de partida de la ruta. Es una carretera muy sinuosa y con continuas curvas, te puedes marear fácilmente. Desayunamos abundantemente y partimos dirección al pueblo. Por el camino nos equivocamos en un cruce, algunos kilómetros extra de curvas, por suerte nos damos cuenta enseguida, vuelta para atrás y por el camino correcto llegamos a la población. Aparcamos en las afueras del mismo, en un lugar que encontramos, que no abundan mucho los sitios para aparcar.

Capafonts

Nos preparamos y cruzamos el pueblo para bajar por un camino empedrado hasta la carretera TV-7041, por la que seguimos por nuestra derecha caminando. Pronto llegamos a un cruce por nuestra derecha que vemos un poste indicativo, lo descartamos, volveremos más tarde por ahí, continuamos por la carretera unos 350 más, hasta que a nuestra derecha vemos una senda por la que continuamos. Esta se encuentra señalizada, La Mussara per la Foradada.

La senda comienza a ascender de forma pronunciada, va realizando continuos zigzags que nos hacen ascender. La senda como las del día anterior es muy bonita, toda cubierta de vegetación, pero en ningún momento esta obstaculiza nuestro camino. Conforme ganamos altura comenzamos a ver algunas zonas con nieve, y poco a poco es más habitual zonas del sendero cubiertas de nieve.

El sendero no tiene perdida, esta muy bien delimitado y no hay problemas para seguirlo. Cruzamos en varias ocasiones una pista, pero siempre al otro lado de la misma se ve el inicio del siguiente tramo de senda. La pista, con algo más de vuelta también nos llevaría al mismo lugar, pero es más bonita la senda, así que continuamos subiendo por esta, aunque tiene algo más de inclinación que la pista.

Llegamos a la Foradada, como bien habréis deducido por el nombre, un gran agujero en la roca por el cual pasa la el sendero continuando el camino. Después de las fotos de rigor a la Foradada continuamos con la ruta. Encontramos una bifurcación de sendas, con su consiguiente poste indicativo, seguimos por la derecha, dirección señalizada Cova Grevol. El sendero continua ascendiendo, y nos lo encontramos que baja abundante por el sendero del agua de la nieve que se va derritiendo.

El agua bajando por la senda nos acompaña durante unos 100m. Nos acercamos a una pared de roca y el sendero discurre junto a esta. A nuestra derecha se ve el barranco y vemos a lo lejos una cascada y grandes témpanos de hilo colgados de las rocas. Continuamos nuestro camino y comenzamos a ver balmas en la pared de nuestra izquierda.

Balmas

Pronto comenzamos a ver la entrada a diversas cuevas, nos acercamos a ver las entradas de algunas. La primera es una pequeña cueva con una entrada y salida, las siguientes ya son más grandes, con La Foradadaentradas que parecen que se adentran en las entrañas de la roca. Como no llevamos linterna, y tampoco nos apetece mucho, continuamos por la senda.

Pasamos por varios postes indicativos, Pixera y Mollats, vamos siguiendo las indicaciones de la Font Nova. Ahora estamos en una zona prácticamente llana, discurre por pista. La encontramos con grandes charcos y zonas con mucho barro, vamos avanzado intentando esquivar la mayor cantidad posible de ambos, aunque no siempre es posible, sobre todo con el barro.

Llegamos a la Font Nova y realizamos una breve parada para beber agua y comer algo. Tras la breve parada continuamos por la pista dirección del Pont de Goi. Continuamos viendo algo de nieve pero no en tanta abundancia como el día anterior. Comenzamos a bajar por la pista, es bastante cómodo andar con este terreno, pero esto pronto se nos acabará, como podremos ver un poco más adelante.

Llegamos a una señal que nos indica que a nuestra derecha se encuentra el Pont de Goi, dejamos la pistas y nos dirigimos hacía el puente, en unos metros estamos en él. Es otra formación rocosa que hace de puente, por arriba discurre el sendero y por abajo va el barranco, lo cruzamos y la pertinente foto. Después de unas vueltas acabamos de descifrar el track, hay que bajar por la parte de abajo del puente.

Pont de Goi

Así que solo pasar el puente, descartamos la senda que continua recto, da ganas de ir por ella, pero no. Por la derecha veremos un sendero que descendiendo hacía el barranco y que va a pasar por debajo del arco del puente. En este punto se acabo nuestro placido camino sin complicaciones, ya que hay una gran losa de piedra que hay que bajar, que estando seca no debe tener ninguna complicación, pero nosotros la encontramos completamente mojada, así que con mucha precaución, descendemos por la losa. No tenemos que lamentar ninguna culada, lo hemos pasado con éxito.

Pero no cantemos victoria tan rápido, que la senda es una pista de patinaje, la nieve ya no es tal, sino una capa de hielo que cubre toda las senda. No queda otra, con precaución vamos bajando, poco a poco vamos dejando atrás el hielo y la senda discurre por un tramo más despejado y desaparece el hielo. Podemos ir avanzando de nuevo tranquilos.

A nuestra izquierda vuelve a haber una gran pared, y en el sendero encontramos unos grandes bloques de 1hielo, relacionando conceptos vemos que no es buena idea estar mucho tiempo cerca de estas paredes, así que apretamos el paso. Por suerte para nosotros, en pocos minutos la senda nos ha alejado de las paredes de la montaña.

La senda vuelve a estar completamente rodeada de vegetación lo que hace que se muy bonita, pero también que vuelva a ser una pista de patinaje, así que otra vez con mucho cuidado continuamos el descenso. Parece que hubiese sido un buen día para traerse un trineo. Dejamos atrás definitivamente el hielo. Llegamos a la senda que nos lleva hasta la Cueva de Gralles, por lo que sabemos una gran cueva con una cascada, así que decidimos acercarnos.

La senda es preciosa y sin apenas desnivel, un placer andar por su mullido suelo. La senda se acaba a unos 150m de la cueva y discurre por el cauce del barranco, hecho que no nos permite avanzar, las rocas están todas húmedas y algunas cubiertas de nieve. Enseguida comprobamos que resbalan mucho, aunque estamos cerca de nuestro objetivo decidimos darnos la vuelta, que ya hemos tentado bastante la suerte por hoy. Deshacemos nuestros pasos y continuamos descendiendo por la senda que habíamos dejado.

Llegamos a un pista estrecha, continuamos por la izquierda, por la derecha llegamos en pocos metros a una fuente. Así que en descenso por la pista, que también ese un agradable paseo, algo enfangando pero bonito. Cruzamos una cadena y continuamos descendiendo por la pista. Ya vemos el pueblo en frente nuestro. Un cruce y a la derecha para llegar a la carretera y deshacer los primero metros de la ruta.

Valoración

La ruta en si no tiene demasiada dificultad, pero si ha llovido hace poco y te vas a encontrar las rocas mojadas, mejor dejarla para otro día. Aunque nosotros aparte de rocas majadas tuvimos mucho hielo, así que también nos complico bastante la bajada, si no es por estos hechos excepcionales, la ruta no tiene problemas. Si tienes vertigo tampoco te la recomiendo ya que el cruce del Pont de Goi no te gustará mucho.

Lo más bonito de la ruta sin duda son las sendas de subida y bajada. La pista de enlace entre los senderos no esta a la altura de estos. También es espectacular La Foradada y el Pont de Goi. Aunque no lo llegamos a ver también tiene muy buena pinta la cova de Gralles.

Encontramos un par de fuentes durante el recorrido. Los senderos están bien delimitados y limpios, con lo que no hay problemas en seguirlos. El único que esta un poco más escondido es el sendero que pasa por debajo del puente, el resto esta convenientemente señalizados con un poste vertical.