17 jul. 2008

De la Pedra a la Penya

Ficha Técnica
  • Fecha: 13/07/2008
  • Distancia: 12 Km
  • Desnivel: 580 m
  • Alt. máxima: 710 m
  • Tiempo Aprox.: 2h30Min-3h
  • Track GPS: Si

Como el sábado por la noche llovió y refresco algo, el domingo por la mañana decidimos aprovechar la temperatura y hacer una excursión. Así que nos acercamos a la Pedra para subir hasta la Penya, intentando tocar el mínimo asfalto posible, y lo logramos.

Nos acercamos en coche hasta la Pedra, con lo que hacemos en coche la mayor parte de la subida, así nos queda un agradable paseo en subi-baja, sin grandes desniveles. Vamos por pista en dirección al Pou Mollet, pero bastante antes nos desviamos por una senda que discurre entre bosque de pinos, que nos lleva al Mas de Flora, donde enlazamos de nuevo con la pista. Volvemos a desviarnos por una senda que nos deja en la pista que nos llevará a las antenas de la Penya.

A partir de este punto la sombra empieza a escasear. Nos dirigimos al Mas de la Penya al que llegamos por una senda. De ahí volvemos ya todo por pista hasta la pedra. Al final enlazamos con la pista asfaltada que nos llevará a la Pedra, pero sólo serán unos pocos metros.

Descripción

Para llegar en coche hasta la Pedra, hay que salir por la salida Norte de Borriol, y en la rotonda que da acceso al pueblo, salir por la salida anterior, que va a la vía de servicio, subiendo. Giramos a la derecha, y atentos a la izquierda que hay una carretera señalada con La Serra. Seguimos por esta, y tras unos cuatro kilómetros de subida llegamos a una rotonda con una gran piedra. Donde podamos dejamos el coche.

Una vez aparcados, y mirando a la Pedra de frente por el camino por el que hemos llegado, seguiremos la pista asfalta de la derecha, que deja una masía a nuestra derecha. Avanzamos y pasamos por un huerto vallado, solo pasar el huerto seguimos la pista de la izquierda, que ya es de tierra.

Continuamos por esta pista, dejaremos a nuestra izquierda una casa de madera, donde suelen haber unos perros bastante nerviosos, por llamarlos de alguna forma. A los pocos metros, hay un huerto a nuestra derecha. Hay una pequeña pista que lleva a una caseta, donde se inicia una senda. Para localizarlo, poco después de la pista que va a la caseta, esta señalizado por una fita de piedras el sendero. Una vez encontrada la senda no tiene perdida, primero hace una subida algo pronunciada, pero es corta y después es prácticamente llana y discurre entre pinos. En caso de pasarnos la senda llegaríamos en poco tiempo a enlazar con una pista asfaltada, con lo que nos daríamos cuenta enseguida que nos hemos pasado la senda.

La senda nos lleva a una pista por la que descendemos hasta llegar a una masía, donde conectamos con otra que seguiremos por nuestra izquierda. El camino va realizando un subi-baja muy suave. Más adelante nos encontraremos con una pista que por la izquierda se incorpora a la nuestra, nosotros continuamos recto. También descartamos la que nos encontraremos unos metros mas adelante a nuestra derecha. Continuamos recto y vemos una señal del Término municipal de Vilafames. En este punto, a la derecha de la señal, vemos una pista tapada de vegetación, continuamos por aquí, y tras una corta subida veremos una senda poco marcada. La seguimos en ascenso entre pinos.

Cuando salimos del abrigo de los pinos, hay que subir varios bancales y conectaremos con una pista muy tapada de hierbas. Esta nos llevará a otra mas transitada por la que seguiremos ascendiendo por nuestra derecha. Esta es la pista que nos llevará hasta las antenas que pronto veremos. Esta última ascensión es muy suave. Finalmente llegamos arriba y nos encontramos en un cruce, recto bajaríamos a Vilafames o a La Pobla Tornesa, a la izquierda a las antenas, nosotros por la derecha en descenso por una pista pedregosa.

Vamos descendiendo, dejamos una casa a nuestra derecha. Entonces habrá que estar atentos a una pista que saldrá por la derecha, esta algo tapada por la vegetación pero se ve perfectamente. Esta desviación esta antes de una subida que se ve en la pista por la que íbamos. Seguimos por la pista de la derecha y empieza a bajar de forma acusada, nos llevará a una senda por la que iremos descendiendo bordeando unos cultivos. Al final de la senda hay que continuar esta continua por derecha atravesando un huerto, junto a la pared del bancal. Normalmente esta bien marcada si no es que se ha labrado el huerto, finalmente llegaremos al Mas de la Penya desde donde se pueden disfrutar de unas magnificas vistas.

Continuamos por la pista, descendemos, volvemos a ascender y descartamos la pista de la izquierda. Continuamos por la pista. Dejaremos a nuestra izquierda una masía, y llegaremos a un cruce con una serie de casas. Continuamos por la izquierda pasando por la pista entre las casas, unos metros mas adelante veremos lo que queda de un 600 que nos puede servir de referencia.

Continuamos por la pista, de vez en cuando veremos unas marcas azules claras que van señalando nuestro camino. Ahora tenemos que continuar por la pista descartando pistas que llevan a los huertos, como ya he comentado en caso de dudas hay que seguir las marcas azules. Esta pista nos llevará a una pista asfaltada, que seguiremos por nuestra izquierda.

La pista asfaltada nos llevará al inicio de nuestra ruta, dejamos a la derecha la pista de tierra por la que nos desviamos al principio, y continuando recto llegamos a la Pedra, final de nuestra ruta.

Valoración

Se trata de una ruta sencilla ya que discurre por caminos y sendas sin mucho desnivel, la única dificultad puede ser la distancia si no se esta acostumbrado, pero no es excesivamente larga.

Las dos primeras sendas discurren por bosque de pinos, que dan una sombra que se agradece mucho en verano, además al discurrir por terreno no muy abrupto se puede disfrutar de un magnifico paseo. En el resto de la ruta no encontraremos demasiada sombra, así que si se hace en verano, tenedlo en cuenta.

Desde la Penya podremos disfrutar de unas magnificas vistas del interior de la provincia, así como de su costa, pudiendo ver el mar y buena parte de la playa, estas últimas no solo desde lo alto, sino que nos acompañaran en prácticamente todo el camino de vuelta.