13 nov. 2008

Moli l'Abad - Minas Hierro - Bco de Ferre

Ficha Técnica
  • Fecha: 09/11/2008
  • Distancia: 8 Km
  • Desnivel: 650 m
  • Alt. máxima: 890 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

El domingo realizamos una nueva excursión por la Tinença de Benifassa, esta vez nos basamos en una ruta publicada en el blog Vamos de ruta, nosotros la acortamos no yendo al punto geodésico, cosa que al final agradecimos. La ruta tiene forma de sarten, la parte inicial y final de la ruta discurren por el mismo sendero. La totalidad del recorrido se realiza por senderos, una parte del mismo difícil de seguir.

La ruta comienza en el mismo pantano de Ulldecona por una senda junto al Molí l'Abad. La senda realiza unos pequeños subí-bajas suaves, para pasar a subir de forma pronunciadas según vamos avanzado, al final tenemos una fuerte subida durante un par de kilómetros, con algún pequeño descanso de por medio. Al final llegamos a las minas de hierro en la parte más alta de la ruta. El camino de vuelta comenzamos recorriendo toda la parte alta de la montaña para ir a buscar el Barranco de Ferre por el cual descenderemos.

El descenso se realiza por una bonita senda que va zigzageando entre el bosque, descendiendo de forma pronunciada, por lo que hay que ir con precaución. Finalmente enlazamos con la senda que nos lleva en un suave subí-baja hasta el pantano nuevamente.

Descripción

El coche lo podemos dejar en el parking que se encuentra junto al Molí l'Abad, si no se puede dejar ahí, cruzamos el puente, y solo cruzarlo podemos aparcar en una pequeña explanada a nuestra izquierda, o en un lateral de la pista de la derecha. Una vez aparcado el coche seguimos la carretera hacía la Senia y junto al hotel veremos una senda empedrada que sube. Parece que se propiedad del mismo, pero no, así que subimos por ahí. Pronto dejaremos atrás las edificaciones y nos adentramos en el bosque.

La senda va ganando altura y empezamos a ver unas buenas vistas del pantano, pero no es nada comparado con lo que vendrá más adelante. Comenzaremos a descender y nos acercamos de nuevo al pantano, caminando un buen rato paralelos al mismo. Pronto comenzamos a subir de nuevo, nos encontraremos con una roca de considerable tamaño a nuestra izquierda con una fita de piedras encima, en este punto a nuestra derecha veremos una senda que va en dirección contraría a la nuestra, por este camino regresaremos más adelante.

La senda continua ascendiendo por el bosque de pinos, esta se encuentra bien marcada y no hay problemas para seguirla, poco a poco se va cerrando de hierba que humedece nuestro calzado y pantalones, pero todavía ese fácil seguirla. Nos encontraremos con un cruce de sendas con mojones de piedras las dos, el camino más fácil y tendencia es ir por la izquierda, pero hay que seguir recto subiendo un escalón que hace una roca.

Cada vez tenemos más cerca la cima de la montaña, que se levanta frente a nosotros mostrándonos una impresionante pared de piedra. Salimos del bosque y entramos en una zona de bosque bajo, la senda ahora esta muy desdibujada y de vez en cuando nos vamos encontrando alguna fita de piedras que nos ayudan a seguirla. Ya estamos muy cerca del final de la subida, y ahora la pendiente ya es exigente. Nos adentramos de nuevo en el bosque y aquí la senda empieza a estar muy dudosa, llega un momento en que la perdemos y vamos avanzando como podemos, buscando el mejor camino entre los abundantes árboles y arbustos. Aunque sin senda no tiene perdida por que a nuestra derecha vemos todo el rato el muro de roca que tenemos que bordear y debemos avanzar paralelos a esta. Finalmente llegamos una zona sin vegetación y con desprendimientos de piedras, por el lateral derecho según se sube, se vuelve a intuir la senda que seguimos.

Según vamos subiendo nos encontraremos con dos enormes agujeros que son las minas de hierro, alrededor de los mismos veremos pequeñas piedras, que parecen restos de la actividad minera. Una vez hemos observado las dos cavidades continuamos ascendiendo hasta la parte alta de la montaña, veremos una senda bien definida que se dirige hacía nuestra derecha, la seguimos. Nos llevará a una zona rocosa donde volvemos a perderla. Debemos continuamos recto por la parte alta de la montaña, hay algún paso un poco complicado que nos tenemos que ayudar de las manos para subir una roca y poder continuar. Nos encontraremos con otro agujero menos profundo, a este se puede bajar, y en un lateral tiene el comienzo de una galería que se adentra en la montaña.

Veremos unas cintas colgadas de los árboles, ahora debemos seguir estas cintas que nos irán marcando el camino, el cual va realizando pequeñas subidas y bajadas, hasta llegar a un punto en que vemos delante de nosotros una buena subida, por suerte nosotros nos desviamos hacía la derecha a comenzar a realizar la bajada larga y pronunciada. Este giro también esta marcado con las cintas que nos acompañarán en prácticamente todo el descenso, cosa que se agradece ya que la senda esta muy tapada de hierbas y si no es por estas marcas en algunos puntos se hace difícil determinar por donde discurre la misma.

Descendemos con precaución por la senda ya que la hierba y numerosas rocas lisas están muy húmedas convirtiéndolas en una pista de patinaje, yo no tuve muchos problemas, pero Amparo si que tuvo algún que otro susto. Vamos descendiendo poco a poco por el Barranco de Ferre. La mayor parte del descenso discurre entre un bonito bosque de pinos, por una senda que la única dificultad que encontraremos, como he comentado, es la humedad. Finalmente la senda nos llevará a un cruce con otro sendero, nosotros seguiremos hacía la derecha en ascenso. Realizamos una pequeña ascensión, pasamos por una zona inclinada con mucha piedra suelta en toda la ladera de la montaña que hace algo complicado cruzarla.

La senda se suaviza, nos llevara a pasar junto a las ruinas de una casa que veremos a nuestra izquierda, pasamos a su lado y continuamos subiendo un poco mas. Tras es pequeña subida comenzamos otro pequeño descenso que nos llevará a la senda que hicimos al principio de la ruta, ahora la seguimos hacía nuestra izquierda para deshacer el subí-baja inicial.

Con la hora justa llegamos al self-service que se encuentra en el hotel dimos cuenta de una buena comida a base de carne a la brasa, solo por esto es una buena excusa para acercarse a la zona.

Valoración

Es una ruta algo complicada ya que aunque no se trata de una ruta especialmente larga, se juntan varios factores que la hacen dura. Primero nos encontraremos con una fuerte subida que hará que nos la tomemos con tranquilidad. Después nos encontramos con la dificultad para seguir el camino, sobre todo al final de la subida, haciendo nuestro avance más lento, a nosotros nos tuvimos la necesidad de avanzar abriéndonos camino atraves de las ramas y arbustos, lo que hizo perder bastante tiempo. Finalmente nos encontramos con algunos pasos que son algo complicados de salvar, no son muy difíciles pero hay que utilizar las manos, o ir con mucha precaución según el caso.

En toda la ruta no nos encontramos con ninguna fuente en todo el recorrido, así que llevar suficiente agua, ya que aunque era un día fresco, que no especialmente frío, la exigente subida te hace entrar en calor rápidamente y te da ganas de beber. Muy recomendable también llevar botas impermeables, ya que nos encontramos con mucha hierba durante gran parte del recorrido, y según la época del año, como ahora en otoño, la hierba se encuentra húmeda y pueda acabar empapándote los pies. Creo que también es muy recomendable llevar bastones que nos serán de ayuda en el descenso que al estar bastante húmedo puede hacer que resbales.

No todo va a ser malo en la ruta, ya que durante la misma podremos disfrutar de unas magnificas vistas del pantano en la subida. Una vez coronemos la montaña aparte de las vistas desde la cima que también valen la pena, ya que veremos la Senia a nuestro frente y en un día despejado se debe ver la costa, nosotros solo la intuimos un poco lo que nos parecía el litoral, tendremos las minas de hierro son curiosas de ver, hay muchas posibilidades de ver cabras montesas, nosotros vimos un grupo de tres, que desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.

3 comentarios:

Una estupenda explicación del recorrido.

Lo cierto es que hicisteis bien en no ir hasta el vértice, nosotros sufrimos lo indecible por el mal estado del camino, en el que incluso tuvimos que trepar -literalmente- en algún tramo.

Saludos!
 
hola,
este año en semana santa voy al camping moli l´abad y me gustaria saber si en esta epoca suele hacer tiempo para ponerse en manga corta o si por el contrario hara frio. gracias.
 
Pues la temperatura, pues según la suerte que tengas con el tiempo, si salen buenos días por el día puede apetecer ir en manga corta, por la noche fresquillo.

Seguro que te gusta la zona.