4 nov. 2008

Pla Muletes - Sufera

Ficha Técnica
  • Fecha: 02/11/2008
  • Distancia: 6.5 Km
  • Desnivel: 330 m
  • Alt. máxima: 665 m
  • Tiempo Aprox.: 2h-2h30Min
  • Track GPS: Si

El domingo teníamos previsto realizar una ruta larga, pero amaneció lloviendo de forma abundante, así que cancelamos la salida, ya que parecía que iba a continuar lloviendo durante mucho tiempo. A mitad mañana vimos que paraba de llover y escampaba, así que decidimos acercarnos a buscar el cache que se encuentra en la Sufera.

Partimos del Pla de Muletes para dirigirnos a la Sufera, solo salir ya se ve a nuestra derecha, muy cercana, pero debemos realizar un buen rodeo para llegar hasta ella, desde donde se tienen unas magnificas vistas. El cache se encuentra bien escondido y en perfecto estado.

Descripción

Llegamos en coche hasta el Pla de Muletes, para llegar hasta aquí seguimos la carretera del desierto, nosotros lo hicimos por la parte de Castellón, pasamos el Monasterio nuevo, dejamos atrás el mirador del desierto y la Fuente de San José. Dejaremos la carretera en la primera pista asfaltada que veremos a nuestra izquierda, para entrar hay que hacer una curva cerrada que nos llevará en dirección contraria a la que llevábamos. La Pista al principio es bastante ancha, después se estrecha y se empina de forma considerable. Aunque el asfalto esta a trozos mal se puede hacer perfectamente con un turismo. Cuando llegamos a la tierra dejamos el coche. También se podría alargar la ruta llegando hasta aquí por la senda que viene de la fuente de San José, pero por cuestión de tiempo nosotros acortamos.

Mirando a la casa que nos encontramos de frente al llegar al Pla, seguiremos por la pista de la izquierda y comenzaremos a ascender. Cuando llevamos unos metros nos encontraremos una pista a nuestra derecha que esta indicada con una señal de la Font de Roc, nosotros continuaremos recto en ascenso.

La pista continua ascendiendo sin descanso, algún tramo con pendiente considerable, así que vamos ganando altura, y contemplaremos unas buenas vistas de las costa, de las agujas de Santa Agueda, y mas arriba el pico del Bartolo.

Seguimos por la pista principal y bien marcada, pasaremos por unas casas, y continuamos ascendiendo. Nos encontraremos una pista a nuestra izquierda que asciende de forma considerable, se dirige a la caseta forestal y se puede ir al Bartolo, continuamos recto. Continuamos ascendiendo ahora de forma mas suave. A nuestra derecha podremos ver el Prat de Cabanes, y si el día acompaña se puede ver Alcocebre y Peñiscola.

Llegamos a un cruce, seguiremos por la derecha, por la izquierda descenderíamos un poco para después volver a ascender hasta el Bartolo. Seguimos la señal hacía Les Santes y comenzamos a descender. Llegaremos a una curva hacía la izquierda que se encuentra empedrada, y en frente veremos un panel informativo, bueno era antes, ahora le han arrancado la parte con información y queda la estructura donde se apoyaba. Pasados este punto veremos una pista más estrecha por la derecha, continuaremos esta pista que nos lleva hasta El Castell de la Sufera, aunque tenga este nombre, no tiene restos de Castillo.

Una vez encontrado el cache, y disfrutado del lugar, deshaciendo nuestros pasos volvemos al inicio de la ruta.

Valoración

Se trata de una ruta de ida y vuelta por el mismo sitio, no me gusta especialmente este tipo de ruta, pero debido al poco tiempo que teníamos, era una buena opción para volver a dar un paseo por la montaña.

La ruta es sencilla ya que discurre en su totalidad por pistas, así que nos encontraremos un camino sin ninguna dificultad. La orientación es bastante sencilla ya que se continua siempre por la misma pista dirección hacía les Santes, solo dejamos la pista principal para dirigirnos hasta la Sufera, pero teniendo el punto de referencia que he indicado no hay ningún tipo de problema para encontrarlo.

Lo mejor de la ruta son las vistas que tendremos del litoral, y al final la recompensa de encontrar el cache. Si se realiza la ruta en verano hay que tener en cuenta que apenas hay sombras y no pasamos por ninguna fuente.