18 jun. 2009

Alcudia de Veo - Xinquer - GR-36

Ficha Técnica
  • Fecha: 14/06/2009
  • Distancia: 11 Km
  • Desnivel: 600 m
  • Alt. máxima: 730 m
  • Tiempo Aprox.: 3h-4h
  • Track GPS: Si

Este domingo teníamos previsto subir al Castillo de Castro desde Alfondeguilla, pero la previsión del tiempos daban mucho calor para ese día, así que decidimos cambiar la ruta por una un poco mas suave. Al final fue todo un acierto ya que una ruta con más desnivel con el calor que hacía se hubiese hecho muy duro.

La ruta partimos desde la población de Alcudia de veo por el GR-36 para dejar el sendero para buscar una pista que nos llevará hasta el despoblado del Xinquer. La vuelta la realizamos por una senda para buscar de nuevo el GR que por un espectacular trazado nos conducirá de nuevo hasta el pueblo de inicio.

Descripción

Llegamos a Alcudia de Veo desde Veo, cruzamos un puente que nos conduce a la población, y en una plaza junto a la carretera aparcamos el coche. Nos preparamos y comenzamos a caminar, volvemos cruzamos de nuevo el puente, esta vez a pie y en dirección contraria a la que habíamos hecho con el vehículo. Llegamos a un cruce de carreteras y continuamos por la izquierda por la acera. Pronto veremos a nuestra derecha, al otro lado de la carretera, las señales de la GR que seguiremos en los primeros metros de la ruta.

El camino nos lleva hasta un merendero que cruzamos hasta llegar a una senda por la que continuamos. Veremos un poste vertical que nos indica hacía el Xinquer. Este tramo esta señalizado con las marcas de GR, pero pronto abandonamos esta senda por otra que veremos por nuestra izquierda, que cruza un pequeño barranco.

La senda pronto la encontraremos muy tapada por vegetación, pero se intuye una zona algo pisada que hay que seguir. Llegamos a una zona donde en el suelo hay un roca que forma un pequeño reguero, lo seguimos hacía nuestra derecha, llegamos cerca de unos huertos, hay que volver a buscar la senda que nos llevará hasta una pista.

Como referencia, la senda pasa por una casa donde hay un perro con bastante mala baba, por suerte esta bien vallada y el can no puede salir. Seguimos la pista, que en unos metros nos llevará hasta la carretera, la cual seguimos durante unos cien metros por nuestra derecha. En este punto veremos que comienza una nueva pista. Se trata de un camino ancho, y con firme de tierra en buen estado, a la derecha veremos un panel de madera que indica la fecha y el presupuesto del acondicionamiento de la pista.

La pista nos lleva en suave ascenso, en algunos tramos nos encontramos un pendiente un poco más importante, pero en general es muy suave, cosa que se agradece, ya que el calor es importante. Andaremos por la pista durante unos tres kilómetros, desechando caminos más pequeños que nos encontraremos.

Veremos el Castillo de Xinquer en lo alto, un poco mas cerca a nuestra derecha esta el despoblado del mismo nombre. A nuestra derecha veremos una pista que desciendo que nos lleva hasta el despoblado, nos desviamos por esta pista. El Xinquer lo encontramos muy tapado de vegetación y es muy difícil el acceso a las ruinas, solo se puede visitar de forma cómoda la antigua capilla, ya que hasta esta nos lleva una senda.

Después de la visita a la capilla, desandamos nuestros pasos por la senda hasta volver a la pista, donde continuamos por esta en el sentido que llevábamos. Encontramos una bifurcación y seguimos por la pista de la izquierda subiendo. En la sombra de un pino nos paramos un momento a comer algo y disfrutar de la tranquilidad reinante.

Seguimos por la pista y en unos metros se acaba en una pequeña explanada, buscamos un poco y vemos que comienza una senda, bueno una zona que se intuye que esta algo pisada, lo seguimos pero pronto se desdibuja del todo, bajamos un bancal para evitar una zona de zarzas, volvemos a subir otro bancal, y por suerte nos encontramos con una senda, ya creía que no podríamos continuar por ahí. La senda la seguimos por la izquierda, posiblemente conecte con la pista anterior.

La senda comienza a ascender de forma pronunciada durante unos cientos de metros hasta coronar la montaña, antes de llegar a la cima por la izquierda la senda se desvía, esta debidamente señalizado con un mojón de piedra, anque nosotros no los pasamos y tuvimos que volver hasta encontrarlo.

Ahora la senda desciende un poco y volvemos a subir un repecho de consideración, pero más lento que el anterior. La senda es fácil de seguir aunque esta algo cerrada por los arbustos y con pantalones cortos se pasa un poco mal del roce continuo y los arañazos. La parte buena es que nos adentramos en un bosque de pinos que nos va protegiendo del sol.

Finalmente llegamos a una intersección y giramos hacía la derecha para ir a buscar el trazado del GR, que es un alivio para mis piernas pues este ya se encuentra limpio y se puede caminar sin problemas. Comenzamos una largo descenso siguiendo las marcas rojas y blancas.

La senda esta bien marcada, en algunos puntos la senda se esta degradando de rectos que se hacen al bajar, nosotros respetamos el trazado en zigzag que hace que descendamos de forma más segura. Este tramo es sin lugar a dudas lo mejor de la ruta, ya que discurre por un frondoso bosque de alcornoques de gran belleza.

Valoración

Es una ruta sencilla, la primera parte transcurre por pista sin mucho encanto pero en suave ascenso que se agradece. En cuando entramos en las sendas el paisaje y entorno va ganando en belleza hasta llegar a la última parte de la ruta para mi lo mejor. El despoblado del Xinquer tiene su encanto, pero esperaba que se pudiese ver mayor parte del mismo.

Físicamente la ruta no es exigente, La pueden realizar perfectamente cualquier persona con un estado físico normal. Si se realiza en verano hay que ir concienciado que si se lleva pantalón corto las piernas van a sufrir un poco.

Solo vimos una fuente al inicio de la ruta, así que llevar agua, nosotros como hacía mucha calor íbamos bien aprovisionados para poder hidratarnos correctamente.

2 comentarios:

Qué bonita es la Sierra de Espadán. Hace un tiempo estuvimos por el Xinquer, pasando previamente por las "tetas" y el rápita.

Una gozada de ruta
 
La verdad que La Sierra de Espadán guarda bonitos rincones que merece la pena visitar. El Rápita si todo va bien lo visitaré en breve.