16 sept. 2008

Font Perello - Castillo Miravet - La Bonica

Ficha Técnica
  • Fecha: 14/09/2008
  • Distancia: 9.5 Km
  • Desnivel: 500 m
  • Alt. máxima: 330 m
  • Tiempo Aprox.: 2h-3h
  • Track GPS: Si

Este fin de semana, al igual que el anterior, teníamos una serie de compromisos sociales que no nos permitían desplazarnos lejos para realizar la ruta, así que decidimos ampliar y hacer circular una ruta que hicimos no hace mucho tiempo.

Iniciamos la excursión desde la Font del Perelló, y por pista comenzamos a ascender, para al poco tiempo desviarnos por una senda que nos llevará hasta el Castillo de Miravet. Continuamos por la senda y por una fuerte bajada llegamos a la Carretera que une Cabanes y Oropesa. Las seguimos durante unos 200m para desviarnos por una pista.

La pista nos llevará entre huertos, la mayoría abandonados, al principio bastante llano, para más tarde comenzar a ascender el barranco. Una vez finalizado el ascenso, comenzaremos a descender por la pista hasta llegar a la bifurcación donde nos desviamos hacía el Castillo. Ahora desandaremos nuestros pasos hasta llegar al inicio de la ruta.

Descripción

Para llegar hasta la Font del Perelló hay que subir por la carretera que sube el Desierto de las Palmas desde Benicàssim, cuando ya estamos prácticamente arriba veremos una carretera a nuestra derecha, hay una serie de contenedores de basura (están cubiertos de madera) y se ve una señal hacía la Font Talla. Seguimos esta carretera. A nuestra izquierda dejaremos la Font Talla y continuamos recto, la carretera se hace más estrecha, haciendo que prácticamente sólo quepa un coche. A nuestra derecha veremos una señal de madera que indica hacía la Font del Perello, la seguimos, hay un tramo cementado que enseguida se convierte en una pista de tierra, en unos 200m nos lleva a nuestro destino, donde podremos dejar el coche sin problemas.

Ya a pie continuamos por la pista, ascendiendo, y adentrándonos en una zona de bosque de pinos. Veremos una pista a nuestra derecha, que desechamos, seguiremos la señal de madera que indica hacía el Castillo de Miravet. La ascensión es tendida, aunque existe algún tramo con fuerte pendiente, pero nada exagerado. Pronto llegaremos a una nueva bifurcación, deberemos seguir por la izquierda siguiendo una nueva señal que encontraremos, por la pista de la derecha regresaremos más tarde.

Vamos caminando por un bonito sendero que asciende suavemente, a ambos lados nos rodean pinos, pero pronto pasaremos por un huerto de almendros para al final llegar a una zona de monte bajo que nos acompañara hasta el Castillo. Al inicio la senda esta formada de tierra compacta que hace muy fácil nuestro avance, conforme nos vamos acercando al castillo la senda se hace mas y mas rocosa. Pronto veremos los restos del Castillo de Miravet sobre un montículo, y de fondo la playa del Prat de Cabanes.

Llegamos a la altura del castillo, como no hace mucho que lo visitamos, decidimos continuar el camino, si no has estado nunca vale la pena subir y darse una vuelta. La senda avanza y vamos viendo los restos de los edificios que había intramuros del castillo, avanzamos hasta llegar a la muralla exterior, la dejamos atrás y comenzamos un descenso por una senda que discurre entre un bosque de pinos, y con un considerable desnivel. La senda nos lleva a una pista que nos conducirá a su vez hasta la carretera.

Una vez en la carretera la seguimos por nuestra derecha, dirección Oropesa. Vamos con cuidado ya que el paso de coches es bastante habitual. Cuando llevemos andados unos 200m, y después de pasar un pequeño puente sobre un barranco (no llega a puente, veremos que hay unos pequeños postes cilíndricos a ambos lados de la carretera cuando se salva el barranco), a nuestra derecha veremos una pista por la que continuaremos.

La pista se adentra en una zona de huertos de almendras, vamos por la pista principal sin desviarnos por un par de pistas que veremos a nuestra derecha. Pronto pasaremos por una masía bastante grande que dejaremos a nuestra derecha, y descartaremos una pista por nuestra izquierda, nosotros continuaremos recto. Seguiremos por la pista que nos llevará a cruzar el lecho pedregoso del barranco. Mas adelante nos encontramos con una bifurcación de caminos, seguiremos por la derecha, la pista comienza a subir, y veremos una cadena que cruza la pista tirada en el suelo.

Continuamos la ascensión, y pronto veremos otra bifurcación, esta vez hacía la izquierda, y no seguiremos recto que parece que va más llano hacía un huerto. Vamos ganando altura, ahora seguiremos ascendiendo siempre por la pista principal, nos encontraremos un par de cruces, en los cuales se ve el camino más marcada que hay que seguir, en el último cruce, que es que el que puede dar lugar a dudas, existe una flecha negra pintada en una piedra del suelo que señala el camino bueno, así como otra flecha construida con una serie de piedras. En ambos cruces no se continua recto sino hacía la derecha, siempre en ascenso.

Al final llegaremos a una casa derruida, desde donde podremos observar de nuevo los restos del castillo y el mar al fondo. En esta casa se acaba nuestra ascensión, comenzamos a descender por la pista. Descartaremos una senda que veremos a nuestra izquierda, nosotros continuamos por la pista. Vamos descendiendo hasta llegar a la bifurcación donde nos desviamos al principio de la ruta par ir al Castillo. Ahora ya solo queda desandar nuestros pasos hasta llegar al inicio de la ruta.

Valoración

Se trata de una ruta fácil, no demasiado larga y sin mucho desnivel. Es una buena ruta para iniciar a gente en el senderismo, ya que solo nos encontramos con un tramo mínimamente complicado al llegar al castillo, ya que la senda discurre entre grandes rocas. El resto de la ruta prácticamente en su totalidad discurre por pista de tierra, con lo que la dificultad es mínima.

Evitar hacer la ruta en días de mucho sol en verano, ya que son pocos los tramos en los que nos podemos cobijar en la sombra. Sólo nos encontraremos con una fuente al inicio de la ruta, en el resto del recorrido no hay, aunque en la carretera nos podríamos desviar hasta la fuente de Miravet, en caso de necesidad.

Como atractivo la ruta esta que pasa por el Castillo de Miravet, que siempre es interesante visitar si no se ha hecho, las vistas al mar de las que disfrutamos y alguna almendra de los huertos abandonados.

La ruta esta bastante sencilla de seguir, el primer tramo hasta el castillo esta bien señalizado. El descenso hasta la carretera no hay mucha duda porque solo existe una senda de bajada. El regreso por la pista hay alguna bifurcación, pero las mas complicadas veremos alguna flecha pintada que nos indicará el camino.